Archivos de la categoría Nueva Encuesta

Nueva encuesta: Actualización #4

Pronóstico electoral antes de la actualización:

Bachelet: 46,4%, Matthei: 24,4%, Parisi: 12,6%, Enríquez-Ominami: 8,3%, Claude: 4,2%, Miranda: 1,3%, Jocelyn-Holt: 0,9%, Israel: 0,8%, Sfeir: 0,8%

Pronóstico electoral después de la actualización:

Bachelet: 47,3%, Matthei: 24,4%, Parisi: 12,1%, Enríquez-Ominami: 8,3%, Claude: 4,1%, Miranda: 1,2%, Jocelyn-Holt: 0,8%, Sfeir: 0,7%, Israel: 0,6%

Pronóstico:

Probabilidades:

Comentario:

  • Encuesta que entra a la matriz de datos: IPSOS (fecha mediana de trabajo de campo: 28.10.2013).
  • Bachelet sube su intención de voto a 47,3%. Es superior al 47% que le entrega la encuesta CEP, y al 44,5% que le entrega la encuestadora ICSO-UDP (si no se inflan los porcentajes a 100%).
  • Según el pronóstico la votación mínima de Bachelet es 40,7% y la votación máxima de Bachelet es 54,4%. Pero según la distribución de probabilidad de intención de voto hay una probabilidad (baja) que podría superar el rango máximo, llegando a sobrepasar el 55%.
  • Los otros candidatos se estabilizan en su intención de voto. Entre ellos Matthei, quien tiene una votación mínima de 20,2% y una votación máxima de 29,4%. Claude se consolida en el sexto lugar, y Miranda se afirma en el séptimo lugar.
  • La suma de todos los candidatos menos Bachelet es: 52,2%. En teoría esto significa que si entre todos bajarán 2,2%, Bachelet ganaría la elección en primera vuelta. En otras palabras, si Matthei baja de 25%, Parisi baja de 12%, Enríquez-Ominami baja de 8%, Claude baja de 4% y los otros cuatro bajan de su 3% combinado: Bachelet gana en primera vuelta.
  • El orden de certeza (confianza en pronóstico) es el siguiente: Parisi, Claude, Enríquez-Ominami, Matthei y Bachelet. Esto se determina según la forma del área de probabilidad en el segundo gráfico. Campanas más altas simbolizan mayor confianza, campanas más anchas simbolizan menor confianza.
  • Los pronósticos no anticipan un escenario de empate entre Bachelet y otro candidato, o un escenario de empate entre Matthei y otro candidato. Pero sí anticipan un escenario de empate entre Parisi y Enríquez-Ominami, y un escenario de empate entre Enríquez-Ominami y Claude.
  • Nota metodológica: se confirmó un sesgo de una encuestadora en la muestra. IPSOS: (1) subvalora la votación de Bachelet, y (2) sobrevalora la votación de Matthei. Se corrigió el sesgo: los detalles vendrán en un nuevo artículo.

Nueva encuesta: Actualización #3

Pronóstico electoral antes de la actualización:

Bachelet: 41,6%, Matthei: 24,6%, Parisi: 13,9%, Enríquez-Ominami: 8,4%, Claude: 5,2%, Jocelyn-Holt: 1,5%, Miranda: 1,5%, Israel: 1,1%, Sfeir: 1,0%

Pronóstico electoral después de la actualización:

Bachelet: 46,4%, Matthei: 24,4%, Parisi: 12,6%, Enríquez-Ominami: 8,3%, Claude: 4,2%, Miranda: 1,3%, Jocelyn-Holt: 0,9%, Israel: 0,8%, Sfeir: 0,8%

Pronóstico:

Probabilidades:

Comentario:

  • Encuesta que entra a la matriz de datos: El Mercurio – Opina (fecha mediana de trabajo de campo: 23.10.2013)
  • Bachelet sube su intención de voto a 46,4%. Es prácticamente equivalente al 47% que le entrega la encuesta CEP.
  • Según el pronóstico la votación mínima de Bachelet es 41,29% y la votación máxima de Bachelet es 51,5%. Pero según la distribución de probabilidad de intención de voto bien podría superar el rango máximo, llegando incluso a una votación cercana al 55%.
  • Los otros candidatos se estabilizan en su intención de voto. Entre ellos Matthei sube un punto con respecto a la calibración anterior, obteniendo alrededor de 24% de los votos.
  • No anticipamos un escenario de empate entre Bachelet y otro candidato, o entre Matthei y otro candidato. Pero si hay escenarios de empate entre Parisi y Enríquez-Ominami y Enríquez-Ominami y Claude. Tenemos más confianza en el pronóstico de intención de voto de Parisi que en el pronóstico de intención de voto de Enríquez-Ominami o Claude.

Nueva encuesta: Calibración #5

Pronóstico electoral antes de la calibración:

Bachelet: 41,6%, Matthei: 24,6%, Parisi: 13,9%, Enríquez-Ominami: 8,4%, Claude: 5,2%, Jocelyn-Holt: 1,5%, Miranda: 1,5%, Israel: 1,1%, Sfeir: 1,0%

Pronóstico electoral después de la calibración:

Bachelet: 43,4%, Matthei: 23,6%, Parisi: 13,4%, Enríquez-Ominami: 8,2%, Claude: 5,2%, Jocelyn-Holt: 1,4%, Miranda: 1,4%, Israel: 1,0%, Sfeir: 0,9%

Pronóstico:

Probabilidades:

Comentario:

  • Encuesta que entra a la matriz de datos: CEP (fecha mediana de trabajo de campo: 28.09.2013)
  • Bachelet sube su intención de voto marginalmente a 43,4%. En comparación al 47% que le entrega la encuesta CEP (y 60%, si se considera la encuesta como votos validos), parece bajo. Pero hay que considerar que la fecha mediana de trabajo de la encuesta es el 28 de septiembre. Por eso el gráfico del pronóstico muestra que Bachelet en efecto superó la mayoría absoluta de votos hacia fines de Septiembre. Es decir, es perfectamente posible que haya sufrido una baja después de esa fecha. Esto sería consistente con el daño mediático que pudo haber sufrido por: (1) no entregar el programa a tiempo y (2) no asistir al debate de la ANP.
  • La gran pregunta es si Bachelet gana en primera vuelta o en segunda vuelta. Según el pronóstico el máximo posible de Bachelet es 48,2%. Pero según la distribución de probabilidad de intención de voto bien podría superar el 50%. Es una posibilidad que no se puede descartar. Si a esto sumamos la posibilidad de que las tres encuestas que sucedieron la CEP pueden estar sesgadas hacia la derecha (o a una baja votación de Bachelet — en particular las dos encuestas IPSOS), hay una probabilidad de que Bachelet pueda estar sobre el 50%. 

Nueva encuesta: Calibración #4

Pronóstico electoral antes de la calibración:

Bachelet: 45,2%, Matthei: 26,3%, Parisi: 12,5%, Enríquez-Ominami: 8,6%, Claude: 4,3%, Israel: 0,6%, Sfeir: 0,5%, Miranda: 0,6%, Jocelyn-Holt: 0,5%

Pronóstico electoral después de la calibración:

Bachelet: 41,6%, Matthei: 24,6%, Parisi: 13,9%, Enríquez-Ominami: 8,4%, Claude: 5,2%, Israel: 1,1%, Sfeir: 1,0%, Miranda: 1,5%, Jocelyn-Holt: 1,5%

Pronóstico:

Probabilidades:

Comentario:

  • Encuesta que entra a la matriz de datos: IPSOS (fecha mediana de trabajo de campo: 12.10.2013)
  • Bachelet baja levemente en su intención de voto. Pero es suficiente para bajar el rango superior del intervalo de credibilidad bajo el 50%. Esto se puede deber a la contingencia que rodea el trabajo de campo de la encuesta: el debate de la ANP (9 de octubre). Antes y después del debate hubo criticas importantes a Bachelet de parte los otros candidatos y de parte de los medios de comunicación.
  • La baja en la intención de voto de Matthei, la leve alza de Parisi y la inamovilidad de Enríquez-Ominami son consistentes con esta interpretación.
  • El resto de los candidatos sube marginalmente en su intención de voto. Esto solidifica la noción de que el debate, y los eventos que lo rodearon, tuvieron un efecto en la intención de voto.

* Estrenamos: la distribución de probabilidad de intención de voto. Esto muestra cómo se distribuyen las preferencias para cada candidato, dado su pronóstico y su intervalo de credibilidad. Cada curva corresponde a un candidato, y suma 100%. Las curvas más bajas naturalmente ocupan más espacio en el eje vertical. Esto significa que es el intervalo de credibilidad es más grande. Por ejemplo, el gráfico se lee de la siguiente forma: hay una probabilidad de 40% que Matthei recibe 24%; o hay una probabilidad de 50% que Bachelet recibe más de 42%.

Nueva encuesta: Actualización #2

Pronóstico electoral antes de la actualización:

Bachelet: 44,7%, Matthei: 24,1%, Parisi: 13,0%, Enríquez-Ominami: 9,0%, Claude: 5,0%, Israel: 0,9%, Sfeir: 0,8%, Miranda: 0,9%, Jocelyn-Holt: 0,8%

Pronóstico electoral después de la actualización:

Bachelet: 45,2%, Matthei: 26,3%, Parisi: 12,5%, Enríquez-Ominami: 8,6%, Claude: 4,3%, Israel: 0,6%, Sfeir: 0,5%, Miranda: 0,6%, Jocelyn-Holt: 0,5%

Simulación:

Comentario:

  • Encuesta que entra a la matriz de datos: La Segunda-UDD (fecha mediana de trabajo de campo: 17.10.2013)
  • Bachelet aumenta levemente. Pero es suficiente para alzar su votación por sobre la mayoría absoluta. El intervalo de credibilidad asociado a su pronóstico es 40,0% y 50,4%. Esto puede ser porque (1) la última encuesta agregada a la matriz de datos aumenta sus preferencias o (2) aumenta la incertidumbre dado la fecha de la última encuesta.
  • Matthei también aumenta levemente. Por primera vez logra superar el 30%. Su intervalo de credibilidad es 23,2% y 30,3%.
  • Enríquez-Omianmi y Parisi mantienen su votación.

Nueva encuesta: Calibración #3

Pronóstico electoral antes de la calibración:

Bachelet: 42,50%, Matthei: 25,18%, Enríquez-Ominami: 9,03%, Parisi: 13,25%, Claude: 5,06%, Israel: 1,13%, Sfeir: 0,88%, Miranda: 1,16%, Jocelyn-Holt: 1,12%

Pronóstico electoral después de la calibración:

Bachelet: 44,71%, Matthei: 24,05%, Enríquez-Ominami: 8,96%, Parisi: 12,99%, Claude: 5,01%, Israel: 0,89%, Sfeir: 0,76%, Miranda: 0,89%, Jocelyn-Holt: 0,81%

Simulación:

Comentario:

  • Bachelet está cerca de ganar la elección presidencial en la primera vuelta. El intervalo de credibilidad para su pronóstico es: 39,68% y 49,85%.
  • La intención de voto de Matthei se mantiene cerca de 25%. La cifra puede parecer alta si se compara con el pronóstico de encuestas individuales. Esto es porque las encuestas no toman en cuenta el alto número de personas que no contesta, o no sabe por quién va votar. Una corrección (un cálculo de “votos válidos”) muestra que su intención de voto aumenta si la cantidad de personas indecisas o que manifiesta que no va votar, se suma proporcionalmente al grupo de personas que sí tiene una preferencia válida. Lo mismo sucede si finalmente deciden no votar.
  • Con 15%, Matthei obtendría entre 1.046 485 y 1.343.735 votos, dependiendo de la participación (estimado por ICSO-UDP entre 52% y 67%). Considerando que la Alianza obtuvo 2.079.854 en alcaldes y 1.755.057 en concejales en la pasada elección municipal, suena un poco bajo.
  • Con 25%, Matthei obtendría entre 1.743.391 y 2.239.559 votos, dependiendo de la participación (estimado por ICSO-UDP entre 52% y 67%). Esto está más en línea con los resultados de la Alianza en 2012.
  • Una hipótesis a explorar, si Matthei eventualmente obtiene más votos en la elección de lo que sugieren las encuestas, es si hay algo parecido al “Bradley effect“, donde los votantes manifiestan que están indecisos cuando en realidad no lo están.
  • El pronóstico no muestra un empate entre Matthei y Parisi. El intervalo de credibilidad de Matthei es (21,12% y 26,97%) y el de Parisi es (16,9% y 10,1%).
  • Se consolida la tendencia en que Parisi supera levemente a Enríquez-Ominami.
  • No hay cambios significativos en el orden de llegada del resto de los candidatos.

Nueva encuesta: Calibración #2

Pronóstico electoral antes de la calibración:

Bachelet: 42,33%, Matthei: 25,96%, Enríquez-Ominami: 8,60%, Parisi: 13,06%, Claude: 4,96%, Israel: 1,17%, Sfeir: 0,91%, Miranda: 1,16%, Jocelyn-Holt: 1,12%

Pronóstico electoral después de la calibración:

Bachelet: 42,50%, Matthei: 25,18%, Enríquez-Ominami: 9,03%, Parisi: 13,25%, Claude: 5,06%, Israel: 1,13%, Sfeir: 0,88%, Miranda: 1,16%, Jocelyn-Holt: 1,12%

Simulación:

Comentario:

  • La calibración consolida la tendencia existente. Todos los candidatos suben su intención de voto, salvo Matthei que baja marginalmente.

Nueva encuesta: Calibración #1

Pronóstico electoral antes de la calibración:

Bachelet: 46,05%, Matthei: 31,08%, Enríquez-Ominami: 7,70%, Parisi: 8,99%, Claude: 4,48%, Israel: 0,03%, Sfeir: 1,05%, Miranda: 0%, Jocelyn-Holt: 0,04%.

Pronóstico electoral después de la calibración:

Bachelet: 42,33%, Matthei: 25,96%, Enríquez-Ominami: 8,60%, Parisi: 13,06%, Claude: 4,96%, Israel: 1,17%, Sfeir: 0,91%, Miranda: 1,16%, Jocelyn-Holt: 1,12%.

Simulación:

Comentario:

  • Los índices de intención de voto de Bachelet y Matthei son menores a los inicialmente pronosticados. Esto sucede porque: (1) las encuestas más viejas comienzan a perder peso, (2) la encuesta que entra tiene un poder predictivo importante, y (3) la encuesta que entra consolida la tendencia de encuestas inmediatamente anteriores.
  • La brecha entre Enríquez-Ominami y Parisi es más amplia que la inicialmente anticipada. Aunque el candidato independiente sigue arriba del candidato PRO, es importante destacar que el intervalo de credibilidad (análogo al intervalo de confianza de la estadística frequentista) muestra una probabilidad de empate. Parisi se mueve entre 17,60% y 9,70%, mientras que Enríquez-Ominami se mueve entre 11,92% y 4,80%.
  • Se mantiene la fuerza relativa de los “otros” candidatos. Entre los cinco, suman entre 5% y 6% del total. De ellos, destaca la consistencia en la intención de voto de Claude. Según la simulación, el candidato del PH recibe 4,96%, pero es igual de probable que reciba 1,08% o 8,71%.

Nueva encuesta: Actualización #1

Pronóstico electoral antes de la actualización:

Bachelet: 50,21%, Matthei: 28,38%, Enríquez-Ominami: 7,20%, Parisi: 8,38%, Claude: 4,13%, Israel: 0,04%, Sfeir: 0,85%, Miranda: 0,02%, Jocelyn-Holt: 0,02%.

Pronóstico electoral después de la actualización:

Bachelet: 46,05%, Matthei: 31,08%, Enríquez-Ominami: 7,70%, Parisi: 8,99%, Claude: 4,48%, Israel: 0,03%, Sfeir: 1,05%, Miranda: 0%, Jocelyn-Holt: 0,04%.

Comentario:

  • Disminuye la intención de voto de Bachelet. Baja de la mayoría relativa, pero el intervalo de credibilidad incluye el 50%.
  • Aumenta la intención de voto de Matthei. Sube 4%, en comparación con el último pronóstico.
  • Se mantiene la brecha entre Enríquez-Ominami y Parisi. El candidato independiente sigue marginalmente arriba del candidato PRO.
  • Se mantiene la fuerza relativa de los “otros” candidatos. Suman entre 5% y 6% del total.

Las falencias metodológicas de la encuesta CEP

Publicado en La Tercera

Los resultados de la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP) desataron una serie de comentarios cruzados entre los comandos de Michelle Bachelet y Evelyn Matthei. La imposición de la ex presidenta (con 44%) por sobre la ex senadora (12%), tuvo tantos efectos políticos como repercusiones en el CEP. Las críticas metodológicas a la encuesta de parte de Joaquín Lavín (Jefe de Campaña de Matthei) con el objetivo de defender la candidata de su coalición finalmente dieron paso a la renuncia de la coordinadora de la encuesta CEP, Carolina Segovia. Si bien Segovia manifestó a través de los medios que su salida respondía al fin de un ciclo, y no a los hechos que rodearon el trabajo de campo de la última encuesta, hay varias pistas que sugieren lo contrario.

La pregunta es si la encuesta del CEP tiene las falencias metodológicas que se le atribuyen desde el comando de Matthei. Si la encuesta efectivamente tiene las falencias metodológicas, significaría que tanto la defensa de Lavín, como la salida de Segovia estarían justificadas. Significaría que Matthei en realidad está más cerca de Bachelet que lo que indica la encuesta, y que Segovia es la responsable directa por distorsionar la brecha entre ambas candidatas. Pero, por el contrario, si la encuesta no tiene las falencias metodológicas que se le atribuyen, significaría que las críticas de Lavín son sencillamente parte de una defensa corporativa de la candidatura de su sector, y que la salida de Segovia no es más que una casualidad de la batalla electoral.

Entonces, ¿tiene falencias metodológicas la encuesta del CEP?

La primera encuesta del CEP se propuso medir–entre otras cosas–la intención de voto de Bachelet y Laurence Golborne, entre Abril y Mayo. Pero cuando la UDI bajó a Golborne el 29 de Abril, el CEP decidió suspender la encuesta. La decisión se basó en que la encuesta llevaba cerca de la mitad (50%) del trabajo de campo hecho, es decir 15 días. La segunda encuesta del CEP se propuso medir la intención de voto de Bachelet y Pablo Longueira, entre Julio y Agosto. Pero cuando la UDI bajó a Longueira el 17 de Julio, el CEP decidió suspender la encuesta una segunda vez. Pero a diferencia de la suspensión permanente de la primera encuesta, la segunda encuesta se suspendió solo momentáneamente. Principalmente porque solo llevaba 4 días del trabajo de campo.

Las decisiones de suspender la primera encuesta “permanentemente” y suspender la segunda encuesta “momentáneamente” fueron deliberaciones técnicas basadas en la utilidad de los trabajos de campo ya hechos. Mientras que el momento del cambio de escenario en la primera encuesta (la bajada de Golborne) no permitía obtener inferencias validas, el momento del cambio de escenario en la segunda encuesta (la bajada de Longueira) sí permitía obtener inferencias validas. Por cierto, para salvar las inferencias, Segovia y el CEP decidieron mantener la pregunta abierta y eliminar la pregunta cerrada. La única diferencia de la segunda encuesta con encuestas anteriores, decidieron, sería el número de personas entrevistadas (alrededor de 150 personas menos).

La crítica metodológica de Lavín, donde acusa a la encuesta CEP de tener “cero validez estadística”, se basa únicamente en el hecho que cuando el CEP empezó su trabajo de campo Matthei no era candidata. Pero su crítica, entonces, no es estadística, es coyuntural. En ese caso, es la crítica de Lavín la que tiene “cero validez”, y no la metodología de la encuesta del CEP. Lavín critica la encuesta porque su coalición no tuvo un candidato al comienzo del trabajo de campo, no porque la encuesta está mal hecha. Pero al final del día lo que deja es que Matthei marca solo 12% porque la encuesta está mal hecha. En ese sentido, según la lógica de Lavín, Matthei habría marcado significativamente más si hubiera sido proclamada candidata 4 días antes.

Lejos de lo que sugiere Lavín, la encuesta CEP refleja con precisión la intención de voto entre los candidatos. Representa las preferencias electorales como lo habría hecho cualquier encuesta que utilizara preguntas abiertas. Asimismo, la encuesta tiene las mismas ventajas y desventajas que aquellos simboliza, como la sobre-representación de los candidatos más conocidos (en cual caso el 12% de Matthei estaría “inflado”). La única diferencia entre la encuesta presentada por el CEP y lo que Lavín habría deseado, es el margen de error. En la encuesta presentada por el CEP el margen de error es 2,71%. Si Matthei hubiera sido candidata desde el principio del trabajo de campo (solo 4 días antes), el margen de error sería 2,55%.

Las criticas de Lavín no pueden ser fundamentadas bajo cualquier canon científico aceptable por la comunidad académica. La encuesta no tiene las falencias metodológicas que se le atribuyen, y por lo propuesto arriba significa que las criticas de Lavín son una defensa corporativa de Matthei, y que la salida de Segovia no es más que una casualidad de la batalla electoral. Lo de Lavín fue una mala movida estratégica con consecuencias a largo plazo. Al desacreditar la encuesta CEP desechó la oportunidad de usar su segunda encuesta (programada para Octubre) para mostrar el avance de Matthei. Pero más importante, sumó la encuesta CEP a la ya larga lista de instrumentos estadísticos (como la Casen y el Censo) sin validez.