Archivos de la categoría Elección Presidencial 2013

Los presidentes de los partidos

Publicado en La Tercera

Los resultados de la primera vuelta sugieren que la victoria de Michelle Bachelet es inevitable. Dentro de la Alianza muchos esperan con ansías a que termine la segunda vuelta para comenzar a buscar a los responsables de la derrota. Unos cuantos culparán a Matthei por no estar a la altura de la batalla, otros tantos culparán a los votantes por no saber lo que les conviene. Pero la verdad es que el resultado de la elección no es responsabilidad de la candidata o de los votantes de centro derecha. Matthei difícilmente podría haber convencido a quienes tenían su voto decidido hace varios meses.

La culpa es de los presidentes de los partidos. Tuvieron todo para generar condiciones políticas favorables a mantener el poder y no lo hicieron. Los presidentes de los partidos tuvieron tres años en que pudieron ocupar todo el poder del gobierno y no lo hicieron. Los presidentes de los partidos tuvieron tres años para instalar temas en la agenda que fueran atractivos para la gente y no lo hicieron. Los presidentes de los partidos tuvieron tres años para crear liderazgos y no lo hicieron. Los presidentes de los partidos tuvieron tres años para retirar a Bachelet de la política local y no lo hicieron. Los presidentes de los partidos tuvieron tres años para levantar a un candidato presidencial competitivo y no lo hicieron.

El resultado de la elección tiene un aire a la derrota de Eduardo Frei en 2009. Teniendo todo a su favor para conseguir la reelección, los presidentes de los partidos de la Concertación fueron incapaces de hacerlo. Escogieron al peor candidato posible por medio del peor mecanismo posible. La culpa fue de los presidentes de los partidos, que se enredaron entre cuatro partidos al tratar de mantener cuotas de poder. La culpa fue de los presidentes de los partidos, que no se pudieron poner de cuerdo para elegir al candidato más atractivo para los votantes de centro izquierda. La culpa no fue de Frei, él solo trató de hacer lo mejor posible. La culpa tampoco fue de los votantes de centro-izquierda, pues muchos de ellos se sintieron engañados.

Mañana comienza un nuevo ciclo. La Alianza inevitablemente tendrá que empezar a sacar cuentas sobre el costo de la derrota. Tendrá que medir lo que significa haber perdido La Moneda y el control del Congreso. Los militantes tendrán que evaluar lo que significa haber tenido el peor desempeño electoral en una elección presidencial y legislativa desde 1993. Los auto-complacientes culparán a Matthei y a los votantes de centro derecha. Dirán que la candidata fue demasiado tibia y que los electores fueron demasiado flojos. Los auto-flagelantes culparán al gobierno y a las estructuras de poder dentro de los partidos. Dirán que el presidente nunca apoyó la causa y que los presidentes de los partidos nunca dieron con el rumbo correcto.

Si los auto-flagelantes se imponen, los presidentes de la UDI y RN deberán renunciar. Tal como pasó en la Concertación tras la derrota de 2009. De los cuatro presidentes de los partidos, dos pusieron su cargo a disposición dos semanas después de la primera vuelta (Pepe Auth y José Antonio Gómez), y dos pusieron su cargo a disposición una semana después de la segunda vuelta (Camilo Escalona y Juan Carlos Latorre). Por supuesto que tuvieron culpa en la derrota y que les cabía renunciar. Aunque el momento fue irrelevante, dado que no impidió la derrota Frei, el hecho fue decisivo, dado que significó el punto de partida para la reorganización de la coalición.

El objetivo de la Alianza debe ser retornar al poder en 2018. Para eso, la coalición deberá pasar por un proceso similar al que pasó la Concertación tras perder la elección de 2009. Los partidos necesariamente deben reemplazar a quienes tienen una responsabilidad directa en la derrota. Deben nominar a personas de nuevas generaciones que tengan prospectivas de liderazgo en el futuro cercano. Si los partidos ignoran las razones de la derrota, y confirman a los presidentes en sus cargos, los malos resultados se repetirán. En cambio, si los partidos mandan una señal a sus electores de que recibieron el mensaje, y reemplazan a las cúpulas actuales con nuevos líderes, podrán aspirar a forjar una centro derecha significativamente más poderosa.

Latin America gets its own 538.com, and it beats the polls in Chile

Published in The Monkey Cage. Co-written with Stefan Bauchowitz.

The 2012 presidential election in the United States saw an increased popularity of poll aggregators such as Drew Linzer at Votamatic, Nate Silver at FiveThirtyEight and Sam Wang at Princeton Election Consortium. While their models significantly differ, they have one thing in common: their accuracy. With different methodologies Linzer’s, Silver’s and Wang’s forecasts were more accurate than those of any given pollster. They proved that aggregating polls could be more useful than using a single poll to predict the result of an election.

This prompted us, at TresQuintos, to develop a model of our own. We tested it on the 2013 presidential election in Chile, which took place Nov. 17. While we followed the methods of the poll aggregators named above, our model is mainly informed by statistics and political science literature (e.g. Andrew Gelman and Simon Jackman). Our forecast, too, was more accurate than the prediction of any given pollster. We also proved that aggregating polls could be more useful than using a single poll to predict the result of an election.

The following table shows the result of the election and the final forecast (of a longer series of forecasts) published by TresQuintos, four days before the election. It also shows a selection of pollsters that published their prediction of vote intention for each of the nine presidential hopefuls. All of these polls were fielded at the national level, some with face-to-face interviews and others via telephone. To compare them to the result of the election, we use their latest prediction and consider their valid preferences as the total sample.

2013 Chilean Election Forecasts and Results (Kenneth Bunker and  Stefan Bauchowitz/The Monkey Cage)

The following table shows that TresQuintos had the lowest total and average error. Some critics argue that forecasts made by poll aggregators should not be compared to predictions made by pollsters. We believe the contrary; poll aggregators and pollsters are essentially at odds. They compete against each other to get the numbers right. In countries where the media is highly politicized it is crucial to provide the public with as much unbiased information as possible. This is what Linzer, Silver and Wang did in the United States and what we did in Chile.

Total and Average Error of 2013 Chilean Election Forecasts (Kenneth Bunker and  Stefan Bauchowitz/The Monkey Cage)

Even though the idea of poll aggregation worked for us, we had to deal with a number of issues. We found the US and Chilean political contexts and polling scenes to be significantly different. In the US two-party system, voting intention for each candidate tended to be stable over time, and there were literally thousands of national and state-level polls to confirm trends. In Chile’s multi-party system, independent third-party candidates dominated fluctuations in public opinion, and there were only a handful of polls to keep track of variations.

The stable political system in the US, together with the high frequency of polls favored a model based on few assumptions. By contrast, Chile’s unstable political system, together with the low frequency of polls forced us to build a model with additional assumptions. Linzer’s, Silver’s and Wang’s models were more parsimonious than our model. However, in retrospect, we do not see this as an imperative. Instead, we simply understand it as a reflection of the advantages and limitations of the different political contexts and polling scenes.

A brief overview of how our model works will help clarify the similarities and differences with other poll aggregators.

At TresQuintos we use a two-stage process to aggregate polls. In the first stage we weigh polls according to their accuracy (pollster ranking), their non-forced error (sample size) and their age (distance to election). The two former steps allow us to calibrate poll predictions, and the latter allows us to estimate a time sensitive margin of error. In the second stage we (re)construct public opinion trends using Bayesian analysis: we assess the likelihood that a newly published poll is accurate given the information gathered from previous polls.

Part of the complexity of our model is given by theoretical factors. Complex models work well in complex systems. We don’t think a model as simple as those that had been successful in the US would have worked well in Chile. The other part of the complexity is given by environmental factors. When pollsters are substantially biased, it is extremely hard for simple aggregation models to get the numbers right. A theoretically complex model combines well with complex environmental settings.

Our forecast was extremely accurate in the point estimate, but fuzzy in the credibility interval. While we got the important numbers right, we had a large margin of error (see the following graph). This was mainly because of the divergent information being fed into the model. For some candidates, polling data were consistent across pollsters. For other candidates, polling data varied significantly. The accurate polls helped identify common point estimates, but the biased polls increased the credibility interval considerably.

2013 Chilean Election Forecast from tresquintos.com (Kenneth Bunker and  Stefan Bauchowitz/The Monkey Cage)

To our knowledge TresQuintos is the first successful poll aggregator in Latin America. The accurate forecast of the Chilean 2013 presidential election is the first look at a largely unexplored set of tools and body of literature in the region. The precedent set by Linzer, Silver and Wang is useful to frame poll aggregation, but we strongly believe that more complex models work better in developing democracies. The next step is to calibrate our model to forecast forthcoming elections in Brazil, Colombia and Uruguay.

El voto que decide la segunda vuelta

Publicado en La Tercera

Lo normal es que en primera vuelta los dos candidatos presidenciales favoritos se ubiquen cerca de su punto ideológico ideal. Si la elección es disputada, pueden exponer sus ideas tal cual las piensan sin arriesgar una derrota. El candidato de izquierda puede proponer una política económica expansiva y el candidato de derecha puede proponer una agenda valórica conservadora sin comprometer la elección. Asimismo, lo normal es que en segunda vuelta los dos favoritos se ubiquen cerca del punto ideológico del votante mediano. Dado que necesitan cincuenta por ciento más uno de los votos, buscan al votante mediano. Tanto el candidato de izquierda como el candidato de derecha suelen moderarse para recibir el apoyo de la mayoría absoluta de los votantes.

Una forma de identificar al votante mediano es con una escala ideológica unidimensional. Es decir, identificar al votante que se declara estar en el punto medio en una escala que va de izquierda a derecha. En ese caso, es la persona que se identifica como un 5,5 en una escala que va de uno (extrema izquierda) a diez (extrema derecha). Como contexto, en la encuesta CEP de Octubre de 2013, entre quienes se auto-identificaron en la escala, 35% se declararon un 5,0 o un 6,0. Cualquiera de esas personas podría ser el votante mediano. En el fondo es la persona que le es indiferente votar por un candidato de izquierda o por un candidato de derecha. En otras palabras – si fuera solo por el tilde ideológico – podría votar por cualquiera de los dos candidatos.

Un problema con lo anterior es que la definición de izquierda y derecha es diferente para todos. Si bien suelen ser usados en tonos similares, pequeños matices pueden resultar en significados sustancialmente diferentes. Lo anterior distorsiona la teoría del votante mediano, dado que declarase un 5,0 tiene efectos significativamente distintos a declararse un 4,0. Otro problema con usar una escala unidimensional para identificar al votante mediano es que las razones para elegir a un candidato por sobre otro no son netamente ideológicas. Una persona que se considera de extrema izquierda, pero que es religiosa, podría desistir de votar por el candidato de izquierda si este propone legalizar el aborto. Para muchos votantes, la ideología es irrelevante si el candidato viola ciertos temas que consideran claves.

Lo anterior es evidente en la primera vuelta de 2013. Aunque la mayor parte de la gente se identificó como de centro, votaron por una candidata de izquierda. Tal vez fue porque muchos de los votantes consideraron que Bachelet es en realidad una candidata del centro. De hecho, 40% de los entrevistados en la encuesta CEP opinó que Bachelet representaba un 4,0 o 5,0 en la escala ideológica unidimensional. Tal vez fue porque muchos de los votantes consideraron que los temas en el programa de Bachelet son representativos de la gran mayoría de los chilenos. De hecho, 67% de los entrevistados opinó que debiese haber una reforma tributaria y 74% que la educación debiese ser gratuita.

Una conclusión preliminar es que el votante mediano en la segunda vuelta de 2013 estará a la izquierda del centro. Primero, porque en la escala ideológica unidimensional 52% se identifica con la centro izquierda y solo 23% se identifica con la centro derecha. Segundo, porque los datos muestran que Bachelet es más representativa del centro que su contendora. Tercero, porque los temas en el programa Bachelet están en sincronía con las demandas de la ciudadanía. El hecho es que el votante promedio está de acuerdo con lo que ofrece la Nueva Mayoría. Por eso la votación de Bachelet prácticamente duplicó la votación de Matthei. Arrasó en primera vuelta sin moverse de su punto ideológico ideal.

Las campaña para la segunda vuelta ha mostrado que Bachelet se ha mantenido firme y que Matthei se ha tenido que moderar. Bachelet ha insistido en sus propuestas de reforma tributaria, reforma educacional y reforma constitucional. Matthei ha reformateado su relato para acomodar a la clase media y a los votantes indecisos. Lo anterior es evidencia que el votante mediano está a la izquierda del centro ideológico. La mayoría de los chilenos es de izquierda, o al menos está de acuerdo con temas que la izquierda se adjudica como propios. Por eso, es prácticamente imposible que Bachelet pierda la elección. Sin moverse de su punto ideológico ideal, ya es dueña de la mayoría absoluta de los votos.

Una segunda vuelta testimonial

Publicado en La Tercera

La victoria de Bachelet sobre Matthei en segunda vuelta es prácticamente inevitable. Bachelet obtuvo el mayor porcentaje de votos para su coalición desde 1999, y Matthei obtuvo el menor porcentaje de votos para su coalición desde 1993. Bachelet está mucho más cerca de la mayoría absoluta que Matthei de la mayoría simple. El número de votos para Bachelet es casi el doble del número de votos para Matthei. Por cada dos votos que Bachelet recibió en primera vuelta, Matthei recibió uno. Si en segunda vuelta votan solo las personas que votaron por una de las dos candidatas en primera vuelta, Bachelet ganaría con más de 60% de los votos.

La historia juega a favor de Bachelet. Lo normal es que el candidato que obtiene el mayor porcentaje de votos en primera vuelta, gane en segunda. En 1999, Lagos obtuvo 47,95% en primera y ganó en segunda; en 2005, Bachelet obtuvo 45,96% en primera y ganó en segunda; en 2009, Piñera obtuvo 44,06% en primera y ganó en segunda. La distancia entre el porcentaje del ganador de la primera vuelta y la mayoría absoluta de los votos ha sido irrelevante. Por muy pequeña (Lagos sobre Lavín en 1999) o amplia (Bachelet sobre Piñera en 2005, y Piñera sobre Frei en 2009) que ha sido la brecha, el candidato favorito de la primera vuelta siempre fue elegido en la segunda vuelta.

El 46,69% de los votos para Bachelet es menos que lo que obtuvo Lagos en 1999, pero es más de los que obtuvo ella en 2005 y más de lo que obtuvo Piñera en 2009. A su vez, el 25,06% de los votos para Matthei es menos de lo que obtuvo Lavín en 1999, menos de lo que obtuvo Piñera en 2005 y menos de lo que obtuvo Frei en 2009. La diferencia que necesita Bachelet para ganar en segunda vuelta es marginal comparado con lo que necesita Matthei para empatar la elección. Mientras que Bachelet necesita solo 10% de los votos que obtuvo en primera para asegurar la victoria en segunda, Matthei necesita al menos 50% de los votos que obtuvo en primera para alcanzar a Bachelet.

El resultado de la segunda vuelta está en función al número de votos para el ganador de la primera vuelta. Todos los candidatos elegidos en segunda vuelta obtuvieron más de tres millones de votos en primera vuelta. Lagos obtuvo 3,383,339 votos en 1999, Bachelet obtuvo 3,190,691 votos en 2005 y Piñera obtuvo 3,074,164 votos en 2009. La ventaja de Bachelet es aun más clara si se compara con Matthei. Los 3,073,570 votos de Bachelet casi duplican los 1.647.490 votos de Matthei. Bachelet tendría que perder la mitad de sus votos — o bien mantenerlos y Matthei duplicar los suyos — para arriesgar perder la elección.

La ventaja de Bachelet sobre Matthei presupone que los votantes que emitieron un sufragio por al menos una de ellas en la primera vuelta repetirá su voto — y los que votaron por otros candidatos se abstendrán. No es un mal supuesto, pues los incentivos para votar son mayores cuando el candidato preferido de un votante está en la papeleta. En ese caso, Bachelet obtendría cerca de 65% de los votos y Matthei obtendría cerca de 35% de los votos. Otra posibilidad es que algunos de los votantes que emitieron un sufragio por al menos una de ellas en la primera vuelta se abstengan en la segunda vuelta. Tampoco es un mal supuesto, pues los incentivos para votar son menores si la elección no es competitiva.

De lo anterior se desprende que lo más probable es que en segunda vuelta vote igual o menos gente de la que voto en primera vuelta. Es decir, no votarán una buena parte de quienes sufragaron por un candidato que no pasó a segunda vuelta, y no votarán quienes sufragaron por un candidato que pasó a segunda vuelta, pero que sienten que su voto no es decisivo. Si vota menos gente, lo probable es que dejarán de votar proporcionalmente para cada candidata. Aquello implica que es muy probable que Bachelet obtenga menos votos en segunda vuelta que los que obtuvo en primera, pero que obtenga un mayor porcentaje de votos en segunda vuelta que en el que obtuvo en primera.

Con el resultado de la elección prácticamente decidido, cabe preguntarse para qué servirá la segunda vuelta. La evidencia histórica apunta a que sirve más para legitimar al ganador de la primera vuelta que para decidir el nombre del próximo presidente. Tiende a ser una elección testimonial más que una elección competitiva. Por eso, en casos donde la ventaja es tan abultada para el ganador de la primera vuelta, es importante reflexionar sobre la utilidad de la segunda vuelta. En Argentina, por ejemplo, se candidatos pueden ganar en primera vuelta si obtienen más de 45% de los votos, o si obtienen más de 40% de los votos pero con una ventaja de 10% sobre el segundo lugar.

Si la regla vigente en Argentina hubiese sido aplicada en Chile desde 1989, los resultados de las elecciones presidenciales serían iguales. Los mismos cinco presidentes habrían sido elegidos. La diferencia es que cuatro de ellos habrían ganado en primera vuelta, y solo uno (Lagos) habría ganado en segunda vuelta. Cada pueblo tiene reglas electorales intrínsecas a su historia. La regla de la segunda vuelta en Chile parece estar atada a fantasmas del pasado. Parece haber un rechazo a aceptar que un candidato pueda ganar con menos de 50% de los votos — como lo hizo Allende. Para muchos, obtener una mayoría absoluta de los votos es más importante que obtener un alto número de votos. 

Michelle Bachelet’s legislative majority

Published in Warscapes Magazine

On November 17, 2013 Chile will hold its sixth presidential election and seventh legislative election since the return of democracy in 1989.

The first four presidential elections were won by a coalition made up of socialists and Christian democrats (Nueva Mayoría). Initially founded as an opposition front to the authoritarian government, Nueva Mayoría evolved into a powerful center-left electoral machine. Under its umbrella, Patricio Aylwin, Eduardo Frei, Ricardo Lagos and Michelle Bachelet were each elected to govern for one term.

Things changed with the fifth presidential election—held in 2009—which marked the demise of the coalition. After twenty years of opposition, the right wing Alianza coalition took power by sweeping into the presidency. Two decades after the transition to democracy, Sebastián Piñera became the first right-winger to be democratically elected since Jorge Alessandri in 1958.

Piñera’s first couple years did not go smoothly. One issue had to do with the fact that the coalition that endorsed his candidacy had little to no experience in the executive branch. Most cabinet ministers appointed to the first cabinet were independents or businessmen from the private sector. This was bound to be a liability if political affairs took a downturn, as they eventually did.

In the midst of the massive student protests of 2011-2012 popular opinion held that Piñera’s   government simply could not solve pressing political issues. According to the well-known polling firm Adimark, the great majority of people did not approve of the president or of his cabinet. In fact, during the turmoil, Piñera plummeted to the lowest approval ratings since the transition to democracy.

Government response was swift. In early 2011, Piñera nominated four incumbent Alianza senators to key cabinet posts. This gave his administration an important boost in political dexterity. Among other things, the new cabinet ministers disembarked with the mission to maintain power past the end of the term. A mean to that objective inevitably involved toppling Bachelet’s potential reelection prospective. 

After leaving office in 2010, Bachelet had accepted a post at the United Nations as the Executive Director of UN Women. Based out of New York, she was only able to travel to Santiago a few times in her two-and-a-half year tenure at the UN. Nevertheless, Bachelet maintained the high approval ratings she enjoyed at the end of her presidential term even while she was gone. Her popularity approached an unprecedented 70 percent during her absence.

The government’s electoral strategy suffered its first major setback in the mid-term local elections of 2012. The symbolic win of the center-left coalition paved the way for a safe return of Bachelet from New York. A new and powerful coalition, in comparison to the old and fatigued coalition that lost the 2009 election, would be her vehicle back in to national politics.

In early 2013 Bachelet accepted to compete in the state-funded primaries scheduled for June that year. As an ex president, and the main alternative to Piñera’s unpopular administration, she hardly needed to campaign against her fellow coalition candidates. She won the primary election with an astonishing 73 percent of the vote. On the first day of July she officially accepted the nomination to be Nueva Mayoría’s presidential hopeful.

Beyond Bachelet’s remarkable return, the 2013 presidential election is unusual for a number of reasons. Most obviously, this year’s contest marks the first time since Chile’s transition to democracy that the incumbent Alianza will be forced to defend the presidency. The election is also unusual because it will be the first time that nine candidates will compete against each other. In previous elections the number of candidates fluctuated between three (in 1989) and six (in 1999). Interestingly, this election represents the first time that voting will be voluntary. In previous elections it was compulsory. Taken together, the number of candidates and the new voting scheme are bound to add uncertainty to the result.

Still, there is every indication that Bachelet will regain office in a landslide victory.  Every national poll shows Bachelet a majority of support, with a comfortable margin of 20 percent over her closest contender, Alianza’s Evelyn Matthei. What remains unclear is where whether Bachelet will win in the first or in the second round of voting.

One explanation for Bachelet’s commanding lead in the polls can be found not just in  her high approval ratings, but also in the public’s dissatisfaction with Piñera. The messy nomination process that Alianza undertook to nominate their candidate is also to blame. The center right coalition nominated three candidates in less than a year before finally settling with Matthei, who until recently served as Piñera’s Minister of Labor and Social Security.

In the first six months of 2013, the Alianza saw three former cabinet ministers rise as presidential hopefuls: Laurence Golborne, Andrés Allamand and Pablo Longueira. While Golborne was removed early on in the race, Allamand and Longueira battled it out in the June primaries. Shortly after Longueira beat Allamand, he stepped down claiming health issues. Longueira’s party reluctantly nominated Matthei.

Since it is likely that Bachelet win the presidential battle against Matthei, the focus of the election has shifted from the final results to Bachelet’s presidential agenda after she wins the presidency. Political analysts’ in the country have focused particularly on whether she will be able to accomplish three major reforms that have driven her campaign: tax reform, education reform and constitutional reform.

The sticking point for each of these reforms is found in the constitutional quorums required to pass them. With respect to tax reform, Chilean law requires only a simple majority of the chamber of deputies and the senate.  It gets quite a bit more complicated in the other two areas.  In order to reform the education system, 4/7 or 3/5 of the chamber of deputies must support the move, and constitutional reform is more difficult still, demanding quorums of 3/5 or 2/3 of the chamber of deputies and senate.

The latter two majorities have never been met. Those that designed the legislative electoral system purposely engineered a confusing and counterintuitive institution in which parties form coalitions, and coalitions tie in Congress. Despite the fact that though one coalition might win a substantial amount of votes, those votes do not translate directly into seats. Thus, the winning coalition’s ability to govern is blocked by an intentional subvention on behalf of the coalition that fails to win a majority. 

This intentional distortion makes it highly unlikely that any coalition will account for more than 4/7 of the senators and deputies during the next presidential term (2014-2018). This has particularly harsh implications for Bachelet’s agenda, given that keeping her promises depends directly on reaching the extraordinarily high constitutional quorums. The results could be dire, for Bachelet and her ruling coalition.

Bachelet would be well advised to heed the lessons learned by the current government. Piñera’s abysmal support derives from the high expectations of an electorate that was promised substantial benefits under a conservative government. Piñera’s failure to provide solutions to the problems of middle and lower class Chileans have led once hopeful voters to side with the opposition. This is a situation that is likely to repeat itself, if Bachelet’s coalition does not win the legislative election with a majority large enough to help the president-elect keep her promises.

Precisiones sobre el sesgo de clase con voto voluntario

Este artículo es un aporte de Mauricio Morales, Director del Observatorio Político-Electoral de la Universidad Diego Portales, y Gonzalo Contreras, miembro del Observatorio Político-Electoral de la Universidad Diego Portales. Publicado en CIPER.

Este documento tiene dos objetivos. Primero, realizar algunas precisiones sobre los efectos del voto voluntario en el volumen de participación y en la composición de la misma. Segundo, mostrar muy panorámicamente las características de la votación de Bachelet y Matthei. No es un artículo académico, pues consiste en una primera aproximación que requiere de nuevos fundamentos teóricos y metodológicos. Sin perjuicio de esto, existe abundante literatura sobre este tema en Chile (Huneeus, 2006; Corvalán y Cox, 2013; Fontaine et al, 2012; Fuentes y Villar, 2005; Morales 2011; Contreras et al, 2012). Sólo queremos puntualizar algunas cuestiones que nos parecen relevantes en función de los resultados de la última elección. Nuestra evidencia tiene como sustento la aplicación de métodos y técnicas estadísticas adecuadas para extraer algunas interpretaciones. Con el fin de llegar a un público más amplio, omitimos las tablas con los modelos estadísticos.

Nos parece muy relevante la discusión en torno a los efectos del voto voluntario. Queremos aportar en esta línea subrayando los alcances de esta reforma. Nuestro punto de partida está en despejar algunas dudas y en proponer un análisis alternativo. Este análisis tiene una naturaleza subnacional. Luego de estudiar varias elecciones, llegamos a la conclusión de que resulta poco apropiado incluir en el mismo análisis a todas las comunas del país. Lo óptimo, a nuestro juicio, es realizar un estudio subnacional.

Es muy usual que los estudios sobre participación y sesgo de clase coloquen al mismo nivel a comunas de distinta ubicación geográfica y tamaño. No basta que los modelos “controlen” por estas variables. A esto se debiesen sumar condiciones políticas asociadas a la competencia electoral. Por cierto, también se requiere la construcción de términos de interacción a fin de especificar correctamente los modelos. La participación electoral no sólo obedece a variables socioeconómicas, sino que también a variables políticas.

En síntesis, sostenemos que los efectos del voto voluntario no han sido positivos, tal y cual lo anunciaron sus defensores. No sólo ha bajado significativamente la participación electoral, sino que también se ha visto afectada la composición de la misma. Si bien el denominado sesgo de clase ya existía (los ricos se inscribían más que los pobres en los registros electorales), con voto voluntario la situación ha empeorado. Para algunos la crítica al voto voluntario es injusta. Esto, porque el sesgo de clase “sólo” se reproduciría en la Región Metropolitana y en Valparaíso, no en el resto del país. ¿Tan irrelevante son estas zonas geográficas?

Dicho esto, afirmamos lo siguiente:

a)      La participación descendió significativamente a casi 6,7 millones de votantes. Históricamente, ha sido la más baja desde el retorno a la democracia en 1989 considerando elecciones presidenciales. La más alta se registró en 1993 (no en 1999 como se suele señalar) con más de 7 millones 375 mil votantes.

b)     No es nuevo el hecho de que la participación haya sido mayor en las comunas ricas y menor en las comunas pobres. Esto también se producía al momento de analizar la inscripción en los registros electorales. Como correctamente señalan Corvalán y Cox (2013), la probabilidad de que un joven de Las Condes se haya inscrito en los registros electorales es sustantivamente mayor a la de un joven de La Pintana. Por tanto, el sesgo de clase no es algo inusual en la política chilena. De todos modos, el sesgo de 2013 parece ser mucho más acentuado que el de 2009. Esto es particularmente visible en la Región Metropolitana, V, XIV y XV. Entre todas bordean el 54% del padrón. Es justo señalar, eso sí, que en el resto del país no se produce dicho sesgo, pero por particularidades que señalamos más abajo. Además, este sesgo es visible en las encuestas de opinión. Sistemáticamente, las personas de estratos bajos muestran menos predisposición a votar en comparación con las clases más acomodadas.

c)      A nuestro juicio no es correcto, desde una perspectiva subnacional, incluir dentro de un mismo análisis a todas las comunas de Chile. Eso podría confundirse con una comparación entre peras y manzanas. Sabemos que el comportamiento electoral en comunas pequeñas es diferente al de comunas grandes. En tal sentido, no deja de sorprender una correlación que considere dentro del mismo saco a comunas como Las Condes, Vitacura, Ollagüe, Isla de Pascua y Juan Fernández. Hay que recordar que las comunas de Chile están agrupadas en regiones, y que esas regiones responden a configuraciones socioeconómicas y políticas distintas. Adicionalmente, y para quienes insisten en este tipo de análisis, una correlación ponderada según el tamaño de cada comuna aunque sea mezclando peras con manzanas, arroja un coeficiente negativo. Bajo, pero negativo. El comportamiento electoral y el desarrollo de campañas en comunas pequeñas y rurales es muy distinto al que se realiza en segmentos urbanos. Valenzuela (1977) ya lo anticipaba a fines de los ’70. La movilización es más directa y los incumbentes, dada las características de los territorios, pueden generar redes más sólidas y estables de apoyo.

d)     El hecho de que exista sesgo de clase principalmente en los segmentos urbanos ya es una noticia relevante. De nada sirve descartar o desconocer esto por razones ideológicas o normativas, que fueron habituales en la discusión sobre la instauración del voto voluntario. Lo que está en juego es la democracia. No se trata de competir por el mejor modelo estadístico. Se trata de usar el sentido común. Si es en más de la mitad de Chile donde se produce sistemáticamente este sesgo, al menos da para pensar en que algo estamos haciendo mal.

e)      Tal como varios anunciaron (Huneeus, 2006; Morales, 2011; Toro, 2007; Contreras et al. 2012), el voto voluntario no resolvería el sesgo de clase. Más bien, tendería a reproducirlo. Más de alguno sostuvo, con datos municipales en mano, que el sesgo había desaparecido (Engel, 2012). Al correlacionar pobreza con participación, el resultado indicaba que las comunas ricas y pobres habían votado de manera casi idéntica. En realidad, ese análisis descuidaba variables centrales que ponen en duda la fuerza metodológica de las conclusiones. No se controlaba según tamaño, competencia ni participación en la elección previa (Contreras, Joignant, Morales, 2013).

f)      Un análisis de la municipal indica que el sesgo sí se reprodujo (Corvalán, Cox y Zahler 2012; Fuentes, 2012; Morales, 2012). Al construir una variable de interacción entre pobreza comunal y competencia, el resultado es contundente. Las comunas ricas competitivas votaron más que las comunas pobres competitivas. Por cierto, esto tiene una limitante. El indicador de competencia entre candidatos a alcalde se construye con resultados en mano (después de la elección). Eso genera una relación endógena con participación, lo que lleva a mirar con cautela el producto final. De cualquier forma, es el único indicador disponible.

g)     En las elecciones primarias presidenciales el sesgo también existió. Mientras en Vitacura votó más del 50%, en San Bernardo no alcanzó el 19%. Naturalmente, esto se explica por la mayor sensación de competencia entre los candidatos de derecha (cuya base electoral estuvo en las comunas más ricas), pero así y todo no deja de ser llamativo un sesgo tan evidente.

h)      Dado esto, el voto voluntario no ha sido la medida más adecuada. Su combinación con binominal (el sistema proporcional menos competitivo), hace que se depriman dos condiciones básicas de la democracia: participación y competencia. Nuevamente, en estas elecciones presidenciales reapareció el sesgo de clase. Para algunos la solución está en reponer el voto obligatorio. Incluso algunos congresistas intentaron reponerlo previo a las elecciones municipales de 2012. Para otros, las causas de la mayor desafección en los pobres se explica, entre otras cosas, por una educación cívica severamente deteriorada (o inexistente). Visto así, hay medidas de largo y corto plazo. Entre las medias de largo plazo está la construcción de un modelo de educación cívica que abarque tanto la educación básica como la educación media. Entre las medidas de corto plazo, destacan el transporte gratuito para el día de la elección, el voto de los chilenos en el extranjero, y el establecimiento de algunos incentivos para votar. Entre ellos, privilegiar a quienes votan para el acceso a subsidios de vivienda ofrecidos por el Estado, o sencillamente una reducción en el pago de matrícula y aranceles en las universidades. Todas estas medidas van en la dirección de estimular la participación. Veremos cuál de ellas es la más razonable para Chile.

i)     Los defensores del voto voluntario señalaron que este régimen conduciría a una nueva política, pues los partidos enfrentarían una gran incertidumbre dado que el padrón crecería de 8 a más de 13 millones de potenciales votantes. De esta forma, los partidos debían modificar sus estrategias para abordar, especialmente, a los segmentos más jóvenes. Nada de esto ha sucedido. En lugar de incertidumbre, los partidos ya saben que la participación es baja y que los nuevos votantes simplemente no se han integrado. Esto les otorga más seguridad y garantías. Hay más certidumbre respecto a que los votantes son casi siempre los mismos. En consecuencia, no tienen incentivos para cambiar sus estrategias. “Si con caldo va sanando, caldo hay que seguirle dando”. Mientras más voto duro exista, menos necesidad y menos recursos se invierten para capturar nuevos electores.

j)      Para algunos, fue la sensación triunfalista del comando de Bachelet lo que impidió su triunfo en primera vuelta. Como existía cierta seguridad de aquello (lo que tenía sustento en las encuestas), la percepción de competencia disminuyó. Eso hizo que los electores, y especialmente, los pobres, no salieran a votar.

k)     Sobre esto último existe evidencia. Al correlacionar el porcentaje de pobres por comuna y lo que obtuvo Bachelet en primera vuelta, los pobres la prefirieron ampliamente. Tal como se señalaba en las encuestas, Bachelet arrasó en las zonas rurales y en las zonas urbanas más pobres. ¿Cuál fue el problema entonces? El problema fue que los pobres salieron a votar en menor medida que los ricos. Tal como señalamos más arriba, la participación fue sustancialmente menor en las comunas con mayor concentración de pobreza. Esto es aún más visible en la Región Metropolitana, donde Bachelet obtuvo uno de sus peores resultados.

l)      Es cierto que en la Región Metropolitana la participación creció en más de 11 puntos respecto a las municipales de 2012. Pero es justo aclarar que gran parte de esa participación estuvo concentrada en Las Condes y Vitacura, con crecimientos de 22,77% y 20,67%. Le siguieron La Reina, Lo Barnechea y Ñuñoa con valores entre 16 y 17%.

m)     La baja participación no alteró significativamente los patrones de votación hacia los candidatos y especialmente hacia Bachelet. Al correlacionar su votación con la de Frei en primera y segunda vuelta, los coeficientes son robustos. Esto permite avanzar en la hipótesis de continuidad en los patrones de votación. El voto duro de la ex Concertación (Frei primera vuelta) está estrechamente relacionado a lo que obtuvo Bachelet. Igual cosa sucede con Matthei al relacionar su votación con la de Piñera.

Para ver gráficos y referencias, pinchar aquí.

Bachelet wins, but reforms on standby

Prepared for LSE IDEAS Blog

On November 17 2013, Chile held its sixth presidential election since the return of democracy in 1989. Since none of the nine presidential candidates received an absolute majority of the vote, the two top contenders will face off in a second round. On December 15, former president Michelle Bachelet will meet former cabinet minister Evelyn Matthei in a runoff election. Bachelet will represent the centre-left wing coalition’s attempt to regain control of government, and Matthei will represent the centre-right wing coalition’s bid to retain control of government.

Bachelet will likely win in the runoff. She obtained 47 percent in the first round, edging the absolute majority of the vote. Matthei is not expected to be a threat. She obtained 25 percent in the first round, matching the lowest support for a right-wing presidential hopeful in two decades. Although most of the polls overestimated the vote share for Bachelet in the first round, historical voting patterns point to a clean-cut victory in the second round. While hope persists in Matthei’s campaign base, doubling the percentage of votes seems like an impossible task (see here).

Because of Bachelet’s widespread favouritism, the larger part of the three month campaign gravitated around her presidential agenda. Mainstream media devoted the greater part of its political coverage to dissecting her government program. They specifically focused on her three most prominent promises and the possibility she could come through. They scrutinised her tax reform, educational reform and constitutional reform as well as questioned the likelihood that she would meet the legislative for each of them to pass through congress (see here).

During the three month campaign, media speculated on the level of success Bachelet’s future government could reach. The premise was that her success would hinge on her legislative majority. The key to a successful administration would come from the legislative election. To pass the tax reform she would need a simple majority of the 120-member chamber of deputies and the 38-member senate. To pass the educational reform she would need 4/7 of both chambers, and to undertake constitutional reform she would need 2/3 of both chambers.

The result of the legislative election quickly settled speculations. The Nueva Mayoría obtained 67 seats in the chamber of deputies and 21 seats in the senate. If Bachelet is elected in the second round, and her fellow coalition members elected to congress are disciplined, she will have enough votes to pass the tax reform but not enough votes to pass the educational reform or the constitutional reform (see here). In the light of these results, at best, Bachelet could only keep one of the three promises she pledged in her presidential program.

While the composition of the legislature will not allow Bachelet to unilaterally pass legislation in areas that require quorums higher than 4/7, she can still try and negotiate with other legislators (see here). Especially when it comes to the educational reform, where she is two votes shy of the 69 deputies and 22 senators required. The cohort that will be inaugurated concurrent to the next President will have four independent deputies and one independent senator. Bachelet best bet is to attempt to negotiate with them.

If Bachelet is elected to the presidency in the second round, and is successfully able to negotiate with the independents in congress, she will be able to undertake two of the three reforms she promised during her campaign. This is a likely scenario, given that two of the four independent deputies are student leaders of the 2010-2013 protests and are likely to fall in line with any reform to the educational system (see here). The independent senator may also decide to negotiate with Bachelet, if the conditions are favourable enough.

The worst possible outcome for Bachelet is if she cannot successfully partner with the independents, and has to resort to Alianza legislators. In this case, the odds she will be able to pass educational reform fall dramatically. Since legislative politics are substantially entrenched, it is unlikely right wing legislators will support left wing structural transformations of that nature. In this case, Bachelet would have to settle with the tax reform and suspend the educational reform – a gloomy scenario, given that most Chileans support both.

For now, Bachelet will be focused on securing a win in the second round – even though most of the game seems to have played out (see here). Because of the high prospective of Bachelet of winning in the runoff, and the result of the legislative election, the remainder of her campaign will be more focused on internal negotiations than traditional campaigning. The days to come will be about Bachelet and her negotiation with the independents. They will be about Bachelet and her attempt to secure at least two of her three campaign promises.

El pronóstico de TresQuintos.com

La elección presidencial de Chile se realizó el 17 de noviembre de 2013. Como es costumbre, varias encuestadoras presentaron sus pronóstico de resultados en los tres meses que antecedieron la elección. Usando los pronósticos de las encuestadoras como insumo, TresQuintos.com también presentó un pronóstico. En este artículo mostramos que — en comparación — el pronóstico de TresQuintos.com fue el mejor.

No hay una sola forma para comparar pronósticos. Hay varias, y en este artículo abordamos las tres más comunes. Primero, comparamos el pronóstico de las encuestadoras de intención de voto para cada candidato con el pronóstico de TresQuintos.com de intención de voto para cada candidato. Naturalmente es pronóstico para el primer lugar es el pronóstico más sensible (y probablemente el más importante), dado que es la estadística más relevante.

Segundo, comparamos el pronóstico de las encuestadoras para la diferencia en la intención de voto entre candidaturas claves con el pronóstico de TresQuintos.com para la diferencia en la intención de voto entre candidaturas claves. Este pronóstico es importante, dado que es la estadística que anuncia la llegada del segundo lugar, entre otros. Es particularmente importante en elecciones con segunda vuelta y en que el tercer lugar parece estar reñido.

Tercero, comparamos el error absoluto y el error promedio de las encuestadoras con el error absoluto y el error promedio de TresQuintos.com. Es la mejor manera de medir la eficacia de cada pronóstico para predecir la intención de voto de cada uno de los candidatos. Es sin duda el método de comparación más utilizado hoy en día, dado que toma en cuenta el rendimiento general de los modelos e instrumentos, y no solo los pronósticos más mediáticos.

Si comparamos los pronósticos de intención de voto para el primer lugar, los dos mejores fueron La Segunda-UDD y TresQuintos.com. Fueron los únicos que estuvieron a menos de 1% del resultado para el primer lugar. Bachelet obtuvo 46,67%; La Segunda-UDD dijo que sería 46,51% y TresQuintos.com dijo que sería 47,29%. Conecta tuvo el tercer pronóstico más acertado, dijo que sería 49,20%. El siguiente cuadro muestra la comparación.

Si comparamos los pronósticos para la diferencia en la intención de voto entre candidaturas claves, el mejor fue TresQuintos.com. La diferencia entre Bachelet y Matthei fue 21,66%; TresQuintos.com dijo que sería 22,89%. El segundo pronóstico más cercano se desvió 5% hacia abajo (La Segunda-UDD con 16,28%) y el tercer pronóstico más cercano se desvió 5% hacia arriba (Conecta con 27,32%). El siguiente cuadro muestra la comparación.

Si comparamos los pronósticos en base a su error absoluto, el menos erróneo fue el pronóstico de TresQuintos.com. Si se suma el error del pronóstico de intención de voto para cada uno de los candidatos, TresQuintos.com tuvo el error más bajo (con una diferencia absoluta de 9,53%). El segundo mejor pronóstico fue el de Conecta (con 11,56%), y el tercer mejor pronóstico fue el de El Mercurio-Opina (con 13,78%).

Si comparamos los pronósticos en base a su error promedio, el menos erróneo fue el de TresQuintos.com. Si se promedia el error del pronóstico de intención de voto para cada uno de los candidatos, TresQuintos.com tuvo el error más bajo (con una promedio de 1,06%). El segundo mejor pronóstico fue el de Conecta (con 1,28%), y el tercer mejor pronóstico fue el de El Mercurio-Opina (1,53%). El siguiente cuadro muestra la comparación.

Quedan preguntas por responder. Cómo por ejemplo: ¿por qué todas las encuestadoras (incluso TresQuintos.com y salvo ICHEM) pronosticaron que Parisi vencería a Enríquez-Ominami?. Ya habrá tiempo para eso, y bastante, como adelantamos más abajo. Pero lo importante, por ahora, es el big picture. Es haber dado un paso crucial para entender el comportamiento de encuestas y encuestadoras. Particularmente bajo el nuevo esquema de voto voluntario.

Lo satisfactorio es haber desarrollado un instrumento válido con un método sólido por dentro y replicable por fuera. Es haber desarrollado un modelo transparente. En los últimos meses publicamos más de 20 artículos documentando cada paso que tomamos para realizar el pronóstico (para ver, pinchar aquí), contestamos decenas de e-mails con dudas metodológicas, y compartimos nuestros datos con quienes se acercaron.

Esto no termina aquí. Tal como lo hicimos con el pronóstico ex-post para la elección de Chile en 2009 (para ver, pinchar aquí), y con el pronóstico ex-ante para la elección de Venezuela en 2013 (para ver, pinchar aquí), cerraremos bien el ciclo electoral. En los próximos días (y quizás meses) vamos a estar publicando evaluaciones especificas del pronóstico de TresQuintos.com. Vamos a contestar las preguntas que fijamos antes de comenzar (para ver, pinchar aquí).

Finalmente, unas palabras para los seguidores de TresQuintos.com. En gran parte cientistas políticos y economistas. Pero también periodistas y político aficionados. Gracias a ellos, a sus correcciones, a sus ideas y a sus sugerencias vía teléfono, email y Twitter. Sobre todo a aquellos que nos acompañaron la noche de la elección, con una evaluación en tiempo real del pronóstico de TresQuintos.com (ver aquíaquí y aquí).

Las llaves del Congreso

Publicado en La Tercera

No hay dos lecturas. Bachelet no ganó la elección presidencial en la primera vuelta y la Nueva Mayoría no alcanzó el quórum de 4/7 en la elección legislativa. El panorama no es auspicioso. Bachelet se tendrá que batir en segunda vuelta con Evelyn Matthei, y si eventualmente gana, su gobierno no tendrá los 22 senadores y 69 diputados que se requieren para hacer cambios a las Leyes Orgánicas Constitucionales. En el caso de ser elegida, por la composición del Congreso, Bachelet tendrá que depender de otros legisladores. La Nueva Mayoría solo tendrá 21 senadores en la cámara alta y 68 diputados en la cámara baja. Es decir, se tendrá que abstener de toda reforma significativa, o bien negociar con independientes para legislar.

Independiente del resultado de la elección presidencial — que estaba inclinado a favorecer a Bachelet de cualquier modo — el foco de ayer era que la coalición de la ex presidenta obtuviera una mayoría legislativa lo suficientemente significativa como para cumplir con al menos dos de las tres promesas que presentó en su programa de gobierno. Al quedar corta por dos diputados y un senador, el panorama se complicó significativamente. Si tiene suerte, y su camada legislativa es disciplinada, podrá cumplir con solo una de las tres promesas — la reforma tributaria. Pero, ¿de qué sirve una reforma tributaria si no va haber una reforma educacional? Pues, el objetivo de la reforma tributaria era financiar un nuevo sistema educacional, algo que a esta altura parece inviable.

Por eso, si Bachelet es elegida a la presidencia en la segunda vuelta, lo probable es que insista cumplir con tanto la reforma tributaria como con la reforma educacional. No habrá una sin la otra. Por eso, Bachelet estará forzada a negociar con otros legisladores. Dado que su distancia de los 4/7 es tan estrecha, primero buscará construir puentes con los independientes. Para poder pasar las dos reformas, su primera misión será hablar con Giorgio Jackson, Alejandra Sepúlveda y Gabriel Boric en la Cámara de Diputados, y con Carlos Bianchi en el senado. Con sus votos, podrá llevar a cabo ambas reformas sin problemas. Es una negociación compleja, dado que cada uno tiene distintos objetivos diferentes. Pero es una negociación necesaria, dado que sin ellos no puede conducir las reformas.

En el caso que Bachelet no llegue a buen puerto con los cuatro independientes, tendrá que buscar acuerdos con la Alianza para la reforma tributaria y la reforma educacional. Algo aun más complejo, pues la posición institucional de la coalición de derecha es estar en oposición a ambas propuestas. Es difícil imaginar un escenario donde Bachelet logre pasar la reforma tributaria o la reforma educacional con el apoyo de la Alianza tal como lo plantea su programa (con toda la ambigüedad que eso implica). Si finalmente consigue el apoyo de la derecha para una reforma a la educación, es probable que suceda algo similar a lo que sucedió cuando se negoció el reemplazo de la LOCE por la LGE. Un proyecto sin norte claro, que si es aprobado, debute con los días contados.

El punto es que los independientes tienen las llaves del Congreso. Bachelet necesita su apoyo para pasar las reformas que prometió en su programa de gobierno. Este simple hecho marcará el próximo mes de campaña. Bachelet necesita mostrar que puede pasar reformas para conseguir votos. Desde hoy hasta el 15 de diciembre (el día de la segunda vuelta), Bachelet intentará convencer a Jackson, Sepúlveda, Boric y Bianchi de sumarse a la Nueva Mayoría. Lo probable es que algunos independientes tengan condiciones para apoyar las reformas (en el caso de Jackson y Boric), y que otros independientes ofrezcan conversar solo a partir del 11 de marzo de 2014 (en el caso de Sepúlveda y Bianchi). El éxito de la negociación depende de lo que ofrezca Bachelet.

Participación electoral y sesgo socioeconómico

Este artículo es un aporte de Mauricio Morales, Director del Observatorio Político-Electoral de la Universidad Diego Portales, y Gonzalo Contreras, miembro del Observatorio Político-Electoral de la Universidad Diego Portales.

Los resultados electorales de la elección presidencial y legislativa de 2013 corroboran evidencia anterior: los ricos votan más que los pobres. El siguiente cuadro muestra la participación electoral en 52 comunas de la Región Metropolitana. El cuadro muestra que a medida que aumenta la pobreza, disminuye la participación. En comunas ricas como Vitacura, Las Condes y Ñuñoa la tasa de participación es superior 60%. En comunas pobres como La Pintana, La Granja y San Ramón la tasa de participación es inferior al 50%.

Pregunta: ¿hay que volver al voto obligatorio?