Archivos de la categoría Binominal

La batalla por el centro

Publicado en La Tercera

Veinticinco años después de la transición a la democracia surge evidencia que sugiere que viene un cambio dramático en el sistema de partidos. El actual sistema dominado por dos coaliciones polarizadas se ve amenazada por un potencial sistema articulado por varios partidos de centro. Razones sociológicas e institucionales explican el potencial reemplazo. El declive en la importancia del clivaje dictadura/democracia y la inminente reforma al sistema electoral inevitablemente generarán nuevos incentivos para competir en elecciones y formar alianzas de gobierno.

Este argumento se sustenta en la literatura. Una teoría es que son las grandes transformaciones en la sociedad las que determinan el sistema de partidos. Cuando hay grandes cambios a nivel sociológico, partidos nacen, partidos se transforman o partidos mueren. En Chile, existe evidencia de al menos cuatro grandes sismos sociales que dan produjeron un reordenamiento en el sistema de partidos. A grandes rasgos, estos son la fisura clerical/anticlerical de 1850, el conflicto social en centros urbanos e industriales de 1915, el conflicto social del campesinado de 1950, y el clivaje dictadura/democracia de 1990.

Una segunda teoría es que son los cambios institucionales los que determinan los re-alineamientos. En Chile, la evidencia sugiere que el diseño de las reglas electorales por parte del gobierno militar (hacia un sistema de partidos restrictivo) es lo que explica el actual sistema de partidos (la agrupación de partidos en coaliciones). Mientras que el sistema electoral presidencial (de dos vueltas) fue diseñado para generar incentivos para que los partidos se agrupará en bloques, el sistema electoral legislativo (binominal) fue diseñado para que hubiesen solo dos bloques relevantes.

Una tercera teoría, más aceptada en la literatura reciente, es que tanto las transformaciones sociales como los cambios institucionales explican el sistema de partidos. Es decir, ambas teorías son complementarias — sin tomar en cuenta cambios en la realidad social y las reglas del juego de forma conjunta, no se puede explicar de forma íntegra el origen del sistema de partidos. En el caso chileno, está teoría es la dominante. Tanto la presencia del clivaje dictadura/democracia como la reforma electoral del gobierno militar explican la agrupación de los partidos en coaliciones y el dominio de la Alianza y la Nueva Mayoría.

Tras seis elecciones presidenciales, hay razones para creer que viene un cambio en el sistema de partidos. Cada vez parece ser menos relevante para los votantes la posición de los candidatos frente a la dictadura. El padrón electoral incluye una proporción creciente de votantes nacidos después de la transición, que simplemente no les interesa lo que pasó hace 40 años. Si a esto se le suma el inminente cambio al sistema electoral, el cambio cobra sentido. Con las nuevas reglas del juego, ya no habrán incentivos para caer en la lógica centrifuga de izquierda versus derecha, y viceversa.

Tanto partidos tradicionales como movimientos nuevos están anticipado el efecto que tendrá el declive del clivaje dictadura/democracia y el nuevo sistema electoral sobre las estrategias partidarias. Y todo parece indicar que los cambios reforzarán la importancia del centro. De lo contrario, cómo se explica la eliminación al párrafo que alude al golpe de estado de la declaración de principios de RN, o los recientes acercamientos entre la DC y el PRSD para revitalizar la importancia del centro ideológico. Más allá, cómo se explica el nacimiento (o consolidación) de movimientos como Amplitud, Fuerza Pública y Red Liberal.

La estrategia de estos partidos y movimientos no es aleatoria. Su apuesta es que con el declive del clivaje dictadura/democracia, aumentará la utilidad de estar en el centro. Las encuestas muestran que la gran mayoría de los chilenos privilegia una posición moderada ante una posición extrema. También apuestan a que el nuevo sistema electoral les permitirá mantener sus escaños (en el caso de los partidos) o entrar al sistema (en el caso de los movimientos). En algunas unidades electorales se podrán asegurar un escaño con tan solo 11,1% de los votos. Apuestan a un nicho electoral que hoy no existe.

Todo esto sugiere que el centro recobrará su importancia histórica. En el actual sistema, los partidos solo convergen en el centro para la segunda vuelta presidencial. Bajo el nuevo sistema, los partidos utilizarán el centro como bisagra. Con los actuales quórum constitucionales, cualquier proyecto de ley importante inevitablemente requerirá del apoyo de ese nicho. Por lo pronto, hay solo pistas de que el centro se populariza. Pero a medida que se instale la idea del declive del clivaje dictadura/democracia y se consoliden las nuevas estrategias electorales, se intensificará la batalla.

Simulaciones electorales

Hay tres propuestas para reemplazar al sistema binominal. El proporcional moderado (que tiene el apoyo mayoritario del oficialismo), el acuerdo DC-RN (que tiene el apoyo mayoritario de RN), y la propuesta de la UDI (que naturalmente es propuesto solamente por la UDI).

En un artículo anterior discutí la metodología, críticas y efectos de las simulaciones electorales (ver aquí). En este artículo continuó en esa línea, pero comparo las tres propuestas para reemplazar al sistema binominal. Uso los datos de la elección de Diputados de 2013 y de Senadores de 2009 y 2013.

Primero, muestro los resultados de repartir escaños con el binominal, lo que da un referente. Luego, muestro los resultados de repartir escaños con los restantes tres sistemas. Segundo, muestro una comparación entre los 4 sistemas. Tercero, muestro los casos en que la Nueva Mayoría habría alcanzado ciertos quórum.

Para preguntas: kabunker@tresquintos.com

1. El Binominal y las propuestas de reemplazo

Binominal

binominal

Acuerdo DC-RN

acuerdo dc-rn

Proporcional Moderado

prop. moderado

Propuesta UDI

acuerdo udi

2. Comparación de resultados entre el binominal y las propuestas de reemplazo

Resultados Cámara de Diputados

resultado camara

Resultados Senado

resultado senado

3. Quórum según tipo de Ley y umbral para Nueva Mayoría

Quórum Cámara de Diputados

quorum camara

Quórum Senado

quorum senado

El sistema proporcional moderado

Publicado en La Tercera

El sistema electoral instaurado por Pinochet está próximo a ser abolido. El binominal (proporcional con todos los distritos de magnitud dos) inevitablemente llegará a su fin. El sistema electoral propuesto por el gobierno de Bachelet se asoma como el reemplazo más probable. El proporcional moderado (con todos los distritos de magnitud variable) ya se abre paso.

Surgen dos preguntas. La primera es relativa a la viabilidad legislativa del sistema proporcional mayoritario. Es sobre las condiciones que permitirían su aprobación. Si la mayoría calificada de los legisladores obtienen beneficios políticos (o en su defecto, no sufren perdidas), aumenta la viabilidad de la reforma. Para contestar esta pregunta es necesario simular resultados electorales.

La segunda pregunta es relativa al camino para aprobar el sistema proporcional moderado. Es sobre la extensión de las criticas a la reforma actual. Si la mayoría calificada de los legisladores no tiene comentarios (o en su defecto, tiene comentarios menores), aumenta la probabilidad de aprobar la reforma. Para contestar esta segunda pregunta es necesario identificar los intereses de quienes definen la votación.

Simulaciones electorales son una práctica común en ciencia política. El objetivo de la práctica es procesar información electoral pasada bajo distintos escenarios. El proceso es sencillo — se utiliza el número de votos que obtuvo cada lista que compitió en la elección anterior para simular lo que habría sucedido en esa misma elección si el sistema electoral hubieses sido otro.

Simulaciones electorales no están exentas de críticas. La principal es que es una práctica contra-factual, y por ende conlleva a conclusiones falsas. Dado que el cambio en las reglas electorales inevitablemente conlleva a un realineamiento  en el sistema de los partidos, es probable que no competirían los mismo partidos (o coaliciones) si los incentivos de la competencia fueran distintos.

De cualquier forma, las simulaciones electorales constituyen el mejor método para estimar los efectos de un sistema electoral. Si suponemos que los votantes tienen motivaciones sociológicas (asociadas a antecedentes familiares) — y no solo motivaciones racionales (asociadas a contextos económicas) — podemos suponer que su voto no cambiará drásticamente.

Para estimar el efecto que tendría el sistema proporcional moderado en el sistema político chileno, hay que escoger la información electoral pasada. Existen dos alternativas. La primera es usar datos de elecciones municipales (particularmente concejales) y la segunda es usar datos de elecciones legislativas. En lo que sigue, uso los datos más recientes.

Los cuadros de abajo muestran la composición del Congreso en 2014-2018. Usan los resultados de dos elecciones legislativas para simular la distribución de escaños de acuerdo al sistema electoral. El primer cuadro muestra el caso factual en que se utilizó el sistema binominal. El segundo cuadro muestra el caso contra-factual en que se utilizó el sistema proporcional moderado.

En el caso (factual) en que los votos se convirtieron a escaños utilizando el sistema binominal, la Alianza obtuvo 49 diputados y 16 senadores; la Nueva Mayoría obtuvo 67 diputados y 21 senadores; el Partido Progresista (PRO) obtuvo 1 diputado y ningún senador. A su vez, 3 diputados y 1 senador fueron elegidos como independientes fuera de pacto.

Si bien la Nueva Mayoría superó el quórum calificado (50%+1), ninguna bancada logró alcanzar cuatro séptimos (57%), tres quintos (60%) o dos tercios (67%). La Alianza obtuvo 40,8% de la Cámara y 42,1% del Senado; la Nueva Mayoría obtuvo 55,8% de la Cámara y 55,3% del Senado; el PRO obtuvo 0,8% de la Cámara; y los independientes obtuvieron 2,5% de la Cámara y 2,6% del Senado.

binominal

En el caso (contra-factual) en que los votos se convirtieron a escaños utilizando el sistema proporcional moderado, la Alianza obtuvo 63 diputados y 21 senadores; la Nueva Mayoría obtuvo 87 diputados y 28 senadores; el PRO obtuvo 2 diputados y ningún senador. A su vez, 3 diputados y 1 senador fueron elegidos como independientes fuera de pacto.

Si bien la Nueva Mayoría superó el quórum calificado (50%+1), ninguna bancada logró alcanzar cuatro séptimos (57%), tres quintos (60%) o dos tercios (67%). La Alianza obtuvo 40,6% de la Cámara y 42% del Senado; la Nueva Mayoría obtuvo 56,1% de la Cámara y 56% del Senado; el PRO obtuvo 1,3% de la Cámara; y los independientes obtuvieron 1,9% de la Cámara y 2% del Senado.

proporcional_moderado

Los datos sugieren que no hay una diferencia significativa entre la composición del Congreso cuando se utiliza el sistema binominal y cuando se utiliza el sistema proporcional moderado. La continuidad es notable. En ambos casos, la Alianza y la Nueva Mayoría se mantienen como las fuerzas políticas predominantes, variando marginalmente en sus porcentajes de escaños.

Los datos también sugieren que no hay una entrada significativa de terceros. En ambos escenarios — en que se consideraron las 4 listas que competieron en 2009 y las 6 listas que compitieron en 2013 — solo 3 listas obtuvieron representación. El único cambio relevante se dio en la lista del PRO, que obtuvo 1 diputado adicional cuando se uso el sistema proporcional mayoritario.

Volvamos a la primera pregunta, que buscaba dilucidar la viabilidad legislativa de la reforma. Dado que los datos sugieren que la mayoría calificada de los legisladores obtienen beneficios políticos (o en su defecto, no sufren perdidas), aumenta la viabilidad de la reforma. Dado que las dos coaliciones mantendrían su hegemonía, habrían suficientes incentivos para votar a favor de legislar.

Lo que los datos no resuelven es si negociaciones adicionales serán necesarias. Mientras que las simulaciones muestran la continuidad en el balance político entre las coaliciones, no muestra el cambio o continuidad en el balance político dentro de las coaliciones. Por ejemplo, RN se podría alinear a favor de la reforma solo sí logra instalar indicaciones claves que operan a su favor.

Las indicaciones que RN podría presentar son (1) reducir el número de unidades electorales impares y aumentar el número de unidades electorales pares, y (2) reemplazar la regla que permite que el número de candidatos sea el doble que el número de escaños disponibles (Nx2) por una regla que permite que el número de candidatos solo supere en dos el número de escaños a repartir (N+2).

Explico lo anterior. De los 28 distritos en el proyecto: 17 son impares y 11 son pares. En la simulación, la Nueva Mayoría gana en promedio 60% de los escaños en distritos impares y gana en promedio 50% de los escaños en distritos pares. Cuando la Nueva Mayoría gana menos, RN es el principal beneficiario. Los distritos pares le convienen tanto a nivel de coalición como a nivel de partido.

El beneficio se vería reforzado si el número de candidatos posibles se limita. Teóricamente, coaliciones con pocos partidos políticos tienen menos candidatos competitivos que coaliciones con muchos partidos políticos. A RN le conviene un número óptimo de candidatos, dónde pueda llevar tantos como para tener opciones de ganar dentro de su lista, pero no tantos como para no verse diluida.

Lo anterior lleva a la segunda pregunta, que buscaba identificar la extensión de las criticas a la reforma actual. Dado que RN no tiene mayores criticas (y que la Nueva Mayoría estaría dispuesta a negociar), aumenta la probabilidad de aprobar la reforma. Dado que RN puede ganar terreno dentro de su coalición, habrían suficientes incentivos como para votar a favor de la reforma.

La reforma electoral va ser aprobada, dado que el balance político de las grandes coaliciones permanece estable. Pero el proyecto tendrá indicaciones, que responden a los intereses de RN. Si el gobierno quiere pasar el proyecto, deberá negociar con RN. A la larga el proyecto será aprobado, pero no antes de arduas negociaciones.

Cómo reformar el sistema electoral por medio de la Constitución

Este artículo describe cómo reformar el sistema electoral por medio de la Constitución. Para empezar, una breve descripción de la carta fundamental (ver aquí). Está compuesta por 15 capítulos y 1 sección de disposiciones transitorias. Para aprobar, modificar o derogar artículos en los siguientes capítulos se necesita un quórum de 2/3 de los diputados y senadores en ejercicio (80 diputados y 25 senadores):

Capítulo I (Bases de la Institucionalidad); Capítulo III (Derechos y Deberes Constitucionales); Capítulo VIII (Tribunal Constitucional); Capítulo XI (Fuerzas Armadas); Capítulo XII (Consejo de Seguridad Nacional); Capítulo XV (Reforma de la Constitución).

Para aprobar, modificar o derogar artículos en los restantes capítulos se necesita un quórum de 3/5 de los diputados y senadores en ejercicio (72 diputados y 23 senadores):

Capítulo II (Nacionalidad y Ciudadanía); Capítulo IV (Gobierno); Capítulo V (Congreso Nacional); Capítulo VI (Poder Judicial); Capítulo VII (Ministerio Público); Capítulo IX (Justicia Electoral);Capítulo X (Contraloría General de la República); Capítulo XI (Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública); Capítulo XIII (Banco Central); Capítulo XIV (Gobierno y Administración Interior del Estado)

En términos de reforma al sistema electoral, solo es trascendente el capítulo V (Congreso Nacional). De todos los capítulos, es el único que regula el funcionamiento del sistema electoral. Dentro de ese capítulo, una alternativa de reforma electoral sería por medio del artículo 47, que regula la forma en que se eligen diputados:

Artículo 47.- La Cámara de Diputados está integrada por 120 miembros elegidos en votación directa por los distritos electorales que establezca la ley orgánica constitucional respectiva.

O por medio del artículo 49, que regula la forma en que se eligen senadores:

Artículo 49.- El Senado se compone de miembros elegidos en votación directa por circunscripciones senatoriales, en consideración alas regiones del país, cada una de las cuales constituirá, a lo menos, una circunscripción. La ley orgánica constitucional respectiva determinará el número de Senadores, las circunscripciones senatoriales y la forma de su elección.

Una aproximación alternativa sería reformar los artículos dentro de la Ley Orgánica Constitucional, sobre Votaciones Populares y Escrutinios (ver aquí). Para esto, la Constitución originalmente explicita que para reformar artículos dentro de esa Ley, se necesita un quórum de 4/7 (69 diputados y 22 senadores). En ese caso, para alcanzar cambios sustanciales, una alternativa de reforma electoral sería por medio de los artículos 178 y 179, que regulan la forma en que se eligen diputados:

Artículo 178.- Para la elección de los miembros de la Cámara de Diputados habrá sesenta distritos electorales, cada uno de los cuales elegirá dos Diputados.

Artículo 179.- Los distritos electorales serán los siguientes: 1er. distrito, constituido por las comunas de Arica, Camarones, Putre y General Lagos; 2° distrito, constituido por las comunas de Iquique, Huara, Camiña, Colchane, Pica y Pozo Almonte; 3er. distrito, constituido por las comunas de Tocopilla, María Elena, Calama, Ollague y San Pedro de Atacama; 4° distrito, constituido por las comuna de Antofagasta, Mejillones, Sierra Gorda y Taltal; 5° distrito, constituido por las comunas de Chañaral, Diego de Almagro y Copiapó; 6° distrito, constituido por las comunas de Caldera, Tierra Amarilla, Vallenar, Freirina, Huasco y Alto del Carmen; 7° distrito, constituido por las comuna de La Serena, La Higuera, Vicuña, Paihuano y Andacollo; 8° distrito, constituido por las comuna de Coquimbo, Ovalle y Río Hurtado; 9° distrito, constituido por las comuna de Combarbalá, Punitaqui, Monte Patria, Illapel, Salamanca, Los Vilos y Canela; 10° distrito, constituido por las comunas de La Ligua, Petorca, Cabildo, Papudo, Zapallar, Puchuncaví, Quintero, Nogales, Calera, La Cruz, Quillota e Hijuelas; 11er. distrito, constituido por las comunas de Los Andes, San Esteban, Calle Larga, Rinconada, San Felipe, Putaendo, Santa María, Panquehue, Llaillay y Catemu; 12° distrito, constituido por las comunas de Olmué, Limache, Villa Alemana y Quilpué; 13er. distrito, constituido por las comunas de Valparaíso, Juan Fernández e Isla de Pascua; 14° distrito, constituido por la comuna de Viña del Mar; 15° distrito, constituido por las comunas de San Antonio, Santo Domingo, Cartagena, El Tabo, El Quisco, Algarrobo y Casablanca; 16° distrito, constituido por las comunas de Colina, Lampa, Tiltil, Quilicura y Pudahuel; 17° distrito, constituido por las comunas de Conchalí, Renca y Huechuraba; 18° distrito, constituido por las comunas de Cerro Navia, Quinta Normal y Lo Prado; 19° distrito, constituido por las comunas de Recoleta e Independencia; 20° distrito, constituido por las comunas de Estación Central, Cerrillos y Maipú; 21er. distrito, constituido por las comunas de Providencia y Ñuñoa; 22° distrito, constituido por la comuna de Santiago; 23er. distrito, constituido por las comunas de Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea; 24° distrito, constituido por las comunas de La Reina y Peñalolén; 25° distrito, constituido por las comunas de Macul, San Joaquín y La Granja; 26° distrito, constituido por la comuna de La Florida; 27° distrito, constituido por las comunas de El Bosque, La Cisterna y San Ramón; 28° distrito, constituido por las comunas de Pedro Aguirre Cerda, San Miguel y Lo Espejo; 29° distrito, constituido por las comunas de Puente Alto, Pirque, San José de Maipo y La Pintana; 30° distrito, constituido por las comunas de San Bernardo, Buin, Paine y Calera de Tango; 31er. distrito, constituido por las comunas de Talagante, Peñaflor, El Monte, Isla de Maipo, Melipilla, María Pinto, Curacaví, Alhué y San Pedro; 32° distrito, constituido por la comuna de Rancagua; 33er. distrito, constituido por las comunas de Mostazal, Graneros, Codegua, Machalí, Requínoa, Rengo, Olivar, Doñihue, Coinco, Coltauco, Quinta de Tilcoco y Malloa; 34° distrito, constituido por las comunas de San Fernando, Chimbarongo, San Vicente, Peumo, Pichidegua y Las Cabras; 35° distrito, constituido por las comunas de Placilla, Nancagua, Chépica, Santa Cruz, Lolol, Pumanque, Palmilla, Peralillo, Navidad, Litueche, La Estrella, Pichilemu, Marchigüe y Paredones; 36° distrito, constituido por las comunas de Curicó, Teno, Romeral, Molina, Sagrada Familia, Hualañé, Licantén, Vichuquén y Rauco; 37° distrito, constituido por la comuna de Talca; 38° distrito, constituido por las comunas de Curepto, Constitución, Empedrado, Pencahue, Maule, San Clemente, Pelarco y Río Claro; 39° distrito, constituido por las comunas de Linares, Colbún, San Javier, Villa Alegre y Yerbas Buenas; 40° distrito, constituido por las comunas de Longaví, Retiro, Parral, Cauquenes, Pelluhue y Chanco; 41er. distrito, constituido por las comunas de Chillán, Coihueco, Pinto, San Ignacio, El Carmen, Pemuco y Yungay; 42° distrito, constituido por las comunas de San Fabián, Ñiquén, San Carlos, San Nicolás, Ninhue, Quirihue, Cobquecura, Treguaco, Portezuelo, Coelemu, Ranquil, Quillón, Bulnes, Cabrero y Yumbel; 43er. distrito, constituido por la comuna de Talcahuano; 44° distrito, constituido por la comuna de Concepción; 45° distrito, constituido por las comunas de Tomé, Penco, Florida, Hualqui, Coronel y Santa Juana; 46° distrito, constituido por las comunas de Lota, Lebu, Arauco, Curanilahue, Los Alamos, Cañete, Contulmo y Tirúa; 47° distrito, constituido por las comunas de Los Angeles, Tucapel, Antuco, Quilleco, Santa Bárbara, Quilaco, Mulchén, Negrete, Nacimiento, San Rosendo y Laja; 48° distrito, constituido por las comunas de Angol, Renaico, Collipulli, Ercilla, Los Sauces, Purén, Lumaco y Traiguén; 49° distrito, constituido por las comunas de Victoria, Curacautín, Lonquimay, Melipeuco, Vilcún, Lautaro, Perquenco y Galvarino; 50° distrito, constituido por la comuna de Temuco; 51er. distrito, constituido por las comunas de Carahue, Nueva Imperial, Saavedra, Teodoro Schmidt, Freire y Pitrufquén; 52° distrito, constituido por las comunas de Cunco, Pucón, Curarrehue, Villarrica, Loncoche, Gorbea y Toltén; 53er. distrito, constituido por las comunas de Valdivia, Lanco, Mariquina, Máfil y Corral; 54° distrito, constituido por las comunas de Panguipulli, Los Lagos, Futrono, Lago Ranco, Río Bueno, La Unión y Paillaco; 55° distrito, constituido por las comunas de Osorno, San Juan de la Costa y San Pablo; 56° distrito, constituido por las comunas de Puyehue, Río Negro, Purranque, Puerto Octay, Fresia, Frutillar, Llanquihue, Puerto Varas y Los Muermos; 57° distrito, constituido por las comunas de Puerto Montt, Cochamó, Maullín y Calbuco; 58° distrito, constituido por las comunas de Castro, Ancud, Quemchi, Dalcahue, Curaco de Vélez, Quinchao, Puqueldón, Chonchi, Queilén, Quellón, Chaitén, Hualaihué, Futaleufú y Palena; 59° distrito, constituido por las comunas de Coihaique, Lago Verde, Aisén, Cisnes, Guaitecas, Chile Chico, Río Ibáñez, Cochrane, O’Higgins y Tortel; 60° distrito, constituido por las comunas de Natales, Torres del Paine, Punta Arenas, Río Verde, Laguna Blanca, San Gregorio, Porvenir, Primavera, Timaukel, Navarino y La Antártica.

O bien por medio de los artículos 180 y 181, que regulan la forma en que se eligen senadores:

Artículo 180.- Para la elección de los miembros del Senado, cada región constituirá una circunscripción senatorial, excepto las regiones V, de Valparaíso; Metropolitana de Santiago; VII, del Maule; VIII, del Bíobío, y IX, de la Araucanía, que se dividirán en dos circunscripciones senatoriales, respectivamente. Cada circunscripción senatorial elegirá dos Senadores.

Artículo 181.- Las circunscripciones senatoriales serán las siguientes: 1a., Circunscripción, constituida por la I Región, de Tarapacá; 2a. Circunscripción, constituida por la II Región, de Antofagasta; 3a. Circunscripción, constituida por la III Región, de Atacama; 4a. Circunscripción, constituida por la IV Región, de Coquimbo; 5a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 10, 11 y 12 de la V Región, de Valparaíso; 6a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 13, 14 y 15 de la V Región, de Valparaíso; 7a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 16, 17, 18, 19, 20, 22, 30 y 31 de la Región Metropolitana de Santiago; 8a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 21, 23, 24, 25, 26, 27, 28 y 29 de la Región Metropolitana de Santiago; 9a. Circunscripción, constituida por la VI Región, del Libertador General Bernardo O’Higgins; 10a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 36, 37 y 38 de la VII Región, del Maule; 11a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 39 y 40 de la VII Región, del Maule; 12a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 42, 43, 44 y 45 de la VIII Región, del Bíobío; 13a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 41, 46 y 47 de la VIII Región, del Bíobío; 14a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 48 y 49 de la IX Región, de La Araucanía; 15a. Circunscripción, constituida por los distritos electorales Nos. 50, 51 y 52 de la IX Región, de La Araucanía; 16a. Circunscripción, constituida por la XIV Región, de Los Ríos; 17a. Circunscripción, constituida por la X Región, de Los Lagos; 18a. Circunscripción, constituida por la XI Región, Aisén del General Carlos Ibáñez del Campo, y 19a. Circunscripción, constituida por la XII Región, de Magallanes y de la Antártica Chilena.

Ahora bien, el problema con esta segunda alternativa es que la reforma constitucional de 2005 (ver aquí) estableció que en el caso específico de la Ley Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios se necesitaría un quórum de 3/5–y no 4/7–para reformar cualquier de los artículos. Esta modificación esta inscrita en la disposición transitoria decimotercera:

DECIMOTERCERA.- El Senado estará integrado únicamente por senadores electos en conformidad con el artículo 49 de la Constitución Política de la República y la Ley Orgánica Constitucional sobre Votaciones Populares y Escrutinios actualmente vigentes. Las modificaciones a la referida Ley Orgánica sobre Votaciones Populares y Escrutinios que digan relación con el número de senadores, las circunscripciones existentes y el sistema electoral vigente, requerirán del voto conforme de las tres quintas partes de los diputados y senadores en ejercicio. Los senadores en actual ejercicio incorporados o designados en conformidad a las letras a), b), c), d), e) y f) del artículo 49 que se derogan, continuarán desempeñando sus funciones hasta el 10 de marzo de 2006.

En definitiva, desde 2005, para hacer cualquier reforma al sistema electoral se necesitan 3/5 de los diputados y senadores en ejercicio.

Proyectos de Reforma Electoral, 1990-2014

Desde el retorno a la democracia en 1990, se han presentado 25 proyectos destinados a cambiar el sistema electoral. De ellos 17 han sido rechazados, removidos o archivados, y 8 están en trámite. Cabe destacar que 7 de los 8 proyectos aún en trámite (Boletín 7418-06, Boletín 8178-06, Boletín 8343-07, Boletín 8436-06, Boletín 8798-07, Boletín 9023-07 y Boletín 9032-07, 9078-07) son los únicos en que ha participado al menos un legislador de la Alianza. Abajo, el número de los boletines, el objetivo central de cada proyecto y sus respectivos autores.

Patricio Aylwin (1990-1994):

Boletín 439-07 (13.08.1991 – 20.12.2005).  Proyecto de reforma constitucional que modifica el artículo 43 de la Constitución Política, respecto del número de miembros de la Cámara de Diputados. Autor: Mariano Ruíz-Esquide (PDC), Hernán Vodanovic (PPD), Hugo Ortíz (RN), Rolando Calderón (PS).

Boletín 720-07 (09.06.1992 – 09.07.1997). Para la Cámara, se elimina la disposición que fija el número de diputados en 120 y establece que la ley determinará los distritos para su elección. Para el Senado, establece que cada región constituirá una circunscripción senatorial y que la ley determinará cuantos senadores elige cada región. Autor: Mensaje.

Boletín 721-07 (09.06.1992 – 09.07.1997). Aumentar el número de diputados de 120 a 124. Autor: Mariano Ruíz-Esquide (PDC), Hernán Vodanovic (PS), Hugo Ortíz (RN), Rolando Calderón (PS).

Boletín 1005-07 (01.06.1993 – 07.06.1995). Cada partido pueda presentar hasta dos candidatos por circunscripción o distrito. Introduce el voto de lista por
partido o pacto. Autor: Arturo Alessandri (RN), William Thayer (Designado).

Eduardo Frei (1994-2000):

Boletín 1328-07 (18.08.1994 – 09.07.1997). Reforma constitucional que modifica la composición del Parlamento, estableciendo que la Cámara se compone de 120 miembros elegidos en votación directa por los distritos electorales que establezca la ley, eligiéndose dos o más diputados por distrito. En el caso del Senado, plantea se integre por 47 miembros, elegidos por circunscripciones senatoriales. Cada una debe elegir al menos dos senadores. Autor: Mensaje.

Boletín 1835-06 (16.04.1996 – 16.05.2002). Partidos o pactos puedan presentar hasta el triple de candidatos por distrito o circunscripción. Autor: Ramón Elizalde (DC).

Boletín 2028-07 (22.05.1995 – 15.05.1997). Propone reforma constitucional, estableciendo que en las elecciones parlamentarias se use un sistema de representación proporcional. Se mantiene el número de 120 diputados. Cada región constituye un distrito y el número a elegir depende de su población. Senado se compone de 47 miembros, elegidos en votación directa nacional. Autores: José Antonio Viera-Gallo (PS), Armando Arancibia (PS), Fanny Pollarolo (PS).

Boletín 2119-06 (04.10.1997 – 09.06.1998). Reforma la Ley 18.700, estableciendo para la elección de la Cámara de Diputados un sistema de representación proporcional (d’Hondt). Cambia el número de distritos, proponiendo que sean 30. Cada uno elegirá como mínimo 2 diputados, mientras los cupos restantes se distribuirán entre los distritos de acuerdo al porcentaje de electores de cada distrito. Autor: Mensaje.

Ricardo Lagos (2000-2006):

Boletín 2511-07 (13.06.2000 – 06.07.2006). Plantea modificar la Constitución, estableciendo que la Cámara de Diputados esté compuesta por 140 miembros. Ellos serían elegidos por los distritos que establezca la ley, no pudiendo ninguno de ellos elegir a menos de dos ni más de siete. A los 38 senadores electos a través del sistema binominal, agrega se elijan 12 senadores nacionales elegidos en una circunscripción nacional única que comprende todo el territorio (elimina así los senadores designados). Autor: Francisco Huenchumilla (PDC), Ignacio Walker (PDC), Sergio Elgueta (PDC).

Boletín 3976-06 (13.09.2005 – 04.09.2008). Modifica ley 18.700 estableciendo se agreguen 30 nuevos cargos de diputados y sobre la base de los votos obtenidos por cada lista en la elección (sistema de compensación). Aumenta en 10 el número de Senadores, que también se determinan de acuerdo a la proporción de votos que cada lista obtiene a nivel nacional. Para determinar los diputados y senadores electos en este sistema paralelo se proclama a los candidatos que obtengan la votación proporcional más alta de su lista ordenada porcentualmente a nivel nacional de mayor a menor , excluidos los electos a través del sistema binominal. Autor: Gabriel Ascencio (PDC).

Boletín 4027-06 (19.10.2005 – 22.04.2010). Propone una reconfiguración de los distritos para la elección de diputados y de las circunscripciones para la elección de senadores que establece la ley 18.700. De acuerdo a la propuesta serían 24 los distritos, eligiendo cada uno cinco diputados. En el caso de Senado, cada región constituiría una circunscripción senatorial. Tres regiones elegirían seis senadores cada una, otras cinco escogerían cuatro y otras dos tendrían tres y dos sólo dos senadores. Reformula mecanismo de asignación de escaños, estableciendo que serían electos a los candidatos que dentro de cada lista hayan obtenido las primeras mayorías en cada distrito o región. Autores: Rafael Moreno (PDC), Hosain Sabag (PDC), Andrés Zaldívar (PDC), Adolfo Zaldívar (PDC).

Boletín 4061-07 (20.12.2005 – 08.03.2006). Reforma constitucional que introduce el sistema de representación proporcional para elección de diputados y senadores. Suprime la norma constitucional que fija en 120 el número de diputados. La ley deberá establecer el sistema electoral concreto. Autor: Mensaje.

Michelle Bachelet (2006-2010):

Boletín 4245-07 (15.06.2006 – 10.04.2007). Sobre la base de la propuesta de la Comisión Boeninger, plantea modificación constitucional para incluir en el texto una norma que establece que en las elecciones de parlamentarios se utilice un sistema de representación proporcional. Elimina de la constitución el número 120 que fija los miembros de la Cámara de Diputados. Establece que la ley puede crear mecanismos para incentivar la participación política de las mujeres. Autor: Mensaje.

Boletín 4968-07 (10.04.2007 – 09.07.2008). Suprime la norma que establece en 120 el número de diputados. Autor: Mensaje.

Boletín 6512-07 (12.05.2009 – 19.05.2009).Reforma constitucional que suprime la referencia al número de diputados. Autor: Mensaje.

Sebastián Piñera (2010-2014):

Boletín 7417-07 (06.01.2011 – 03.07.2012). Incorpora 12 senadores, a través de seis nuevas circunscripciones, y agrega 30 cupos a la Cámara, elegidos a través de un sistema proporcional. Autor: Pedro Araya (PRI), Gabriel Ascencio (PDC), Pepe Auth (PPD), Jorge Burgos (PDC), Felipe Harboe (PPD), Gustavo Hasbún (UDI), Nicolás Monckeberg (RN), Alberto Robles (PRSD), Marcelo Schilling (PS), Guillermo Teillier (PC).

Boletín 7418-06 (06.01.2011 – en trámite). Modifica Ley N° 18.700, Orgánica Constitucional de Votaciones Populares y Escrutinios, estableciendo un sistema proporcional compensatorio. Autor: Pedro Araya (PRI), Gabriel Ascencio (PDC), Pepe Auth (PPD), Jorge Burgos (PDC), Felipe Harboe (PPD), Gustavo Hasbún (UDI), Nicolás Monckeberg (RN), Alberto Robles (PRSD), Marcelo Schilling (PS), Guillermo Teillier (PC).

(INSISTENCIA) Boletín 4061-07 (20.12.2005 – 01.23.2013). Reforma constitucional que introduce el sistema de representación proporcional para elección de diputados y senadores. Suprime la norma constitucional que fija en 120 el número de diputados. La ley deberá establecer el sistema electoral concreto. Autor: Mensaje.

Boletín 8178-06 (31.01.2012 – en trámite). En el caso de elecciones de Parlamentarios, el Tribunal proclamará elegidos Senadores o Diputados a los candidatos o candidatas que individualmente obtengan las dos más altas mayorías totales de votos. Autor: Carlos Bianchi (IND), Carlos Cantero (IND), Antonio Horvath (RN).

Boletín 8343-07 (06.06.2012 – en trámite). Sustituye el sistema electoral binominal por uno de representación proporcional. Autor: Gabriel Ascencio (DC), Pedro Browne (RN), Jorge Burgos (DC), Fuad Chahín (DC), Marcelo Díaz (PS), Felipe Harboe (PPD), Cristián Monckeberg (RN), Carlos Montes (PS), René Saffirio (DC), Marcelo Schilling (PS).

Boletín 8436-06 (11.07.2012 – en trámite). Modifica la ley N° 18.700, Orgánica Constitucional de Votaciones Populares y Escrutinios, con el objeto de darle mayor proporcionalidad y representatividad al sistema electoral. Autor: Pedro Araya (PRI), Pepe Auth (PPD), Pedro Browne (RN), Aldo Cornejo (DC), Marcelo Díaz, Felipe Harboe (PPD), Fernando Meza (PRSD), Cristián Monckeberg (RN), Ricardo Rincón (DC), Guillermo Teillier (PCCH).

Boletín 8798-07 (23.01.2013 – en trámite). Modifica Constitución Política de la República, para establecer en la elección de parlamentarios, el principio de las más altas mayorías individuales y las elecciones complementarias, como mecanismo de reemplazo. Autor: Carlos Bianchi (IND), Carlos Cantero (IND), Antonio Horvath (RN), Lily Pérez (RN).

Boletín 9023-07 (09.07.2013 – en trámite). Modifica la Constitución Política de la República en materia de integración y elección de la Cámara de Diputados y del Senado. Autor:  Patricio Walker (DC), Francisco Chahuán (RN), Fulvio Rossi (PS), Eugenio Tuma (PPD).

Boletín 9032-07 (17.07.2013 – en trámite). Modifica la ley N° 18.700, orgánica constitucional sobre votaciones populares y escrutinios, en materia de elección de senadores y diputados. Autor:  Mensaje.

Boletín 9039-07 (30.07.2013 – en trámite). Modifica la ley N° 18.700, orgánica constitucional sobre votaciones populares y escrutinios, que reestructura los distritos y circunscripciones electorales y, dispone un nuevo mecanismo de elección. Autores: Ricardo Lagos Weber (PPD), Juan Pablo Letelier (PPD), Jaime Quintana (PPD).

Boletín 9078-07 (28.08.2013 – en trámite). En materia de integración de la Cámara de Diputados. Autores: Alberto Espina (RN), Carlos Larraín (RN), Fulvio Rossi (PS), Eugenio Tuma (PPD), Patricio Walker (DC).

 

Para más información, ver: Cámara de DiputadosSenado.

El Sistema Binominal: Emparejando la Cancha

Aquí una breve reflexión de el efecto del sistema binominal sobre la competencia electoral, entre 1989 y 2009. Los datos apuntan a que la Concertación ha perdido poder, a costa de la Alianza. Una conclusión preliminar es que el sistema binominal ha emparejado la cancha. Las dos coaliciones más grandes tienen la misma probabilidad de obtener la mitad de los votos y la mitad de los escaños.

El cuadro de abajo, “Resultados Electorales en Chile, 1989-2009”, muestra que:

  1. El sistema binominal es desproporcional. El porcentaje de votos no es proporcional al porcentaje de escaños. En general esto ha favorecido a las dos coaliciones más grandes. Tanto la Alianza como la Concertación se han visto sobre-representados. Los perdedores, en tanto, han sido los partidos de las coaliciones más pequeñas, como los del Juntos Podemos Más. Dentro de las coaliciones favorecidas, han sido los partidos más grandes los que han sido beneficiados, la UDI y el PDC respectivamente.
  2. La Concertación ha perdido poder. La Alianza ha aumentado su porcentaje de votos, tanto como su porcentaje de escaños. La Concertación ha disminuido su porcentaje de votos, tanto como su porcentaje de escaños. La euforia política, de votar por la opción pro-democrática a finales de los ochentas, ha decaído. La Concertación ya no es la coalición favorita en Chile. Si bien en 1989 la Concertación superaba a la Alianza por casi 20% de los votos, desde 2009 se encuentran empatadas. Incluso, la Alianza obtiene una mayor cantidad de escaños.
  3. La tendencia debería mantenerse. Si se mantiene el binominal, con su desproporcionalidad, los actuales patrones electorales tenderán hacia un empate. En todas las elecciones desde 1989 ambas coaliciones han llevado la misma cantidad de candidatos (120) y no ha habido un cambio en el patrón. Todos los años la Alianza gana terreno a costa de la Concertación. Mi intuición es que no va ver una reversión (la Alianza algún día llegará a la posición de la Concertación en 1989). Más bien, se solidificará el empate, reduciendo aún más la competencia.

El cuadro de abajo, “Competencia Intra-Coalicional en Chile, 1989-2009”, muestra que:

  1. El poder electoral de la Concertación ha disminuido a través de los años. La cantidad de doblajes de la Concertación (las veces que la lista de la Concertación obtiene al menos el doble de los votos que la lista de la Alianza) pasó de 11 en 1989 a 0 en 2009. Incluso, es la Alianza quien logra el único doblaje en la Cámara de Diputados (el distrito 23).
  2. Los candidatos favoritos ya no son tan favoritos. El promedio de votos que obtiene el ganador y el perdedor de la lista de la Concertación ha disminuido, mientras que el promedio de votos que obtiene el ganador y el perdedor de la lista de la Alianza se ha mantenido o aumentado levemente. Esto significa que es improbable que la Concertación obtenga un doblaje en elecciones futuras, dado que rara vez hay un candidato que pueda arrastrar a su compañero de lista. Sobre todo si se considera que es mucho más común ver a descolgados de la Concertación compitiendo contra su ex-coalición que descolgados de la Alianza compitiendo contra su ex-coalición.