La DC se va arrepentir si va a primera vuelta

En un comentario anterior sugerí que la candidatura de Goic se caería (ver aquí). Esta idea está basada en un proceso lógico que supone que la DC buscará maximizar sus utilidades electorales. Si por el contrario, la DC está más interesada en levantar una candidatura testimonial, basada en una decisión sentimental que busca restablecer la independencia histórica del partido, entonces muy por el contrario, la candidatura de Goic no se caerá.

Este segundo camino me recuerda a lo que pasó con el Partido Conservador y el Brexit en Reino Unido. En un comienzo las élites de los Conservadores enérgicamente incentivaron la salida de la Unión Europea. Pero a medida que las ideas tomaron fuerza, comenzaron a lentamente a echar hacia atrás. Pues tenían bastante claro que la consecuencia de la salida podría ser desastrosa para el escenario político económico del país.

Es similar a lo que pasa aquí, porque la energética llamada de las élites de la DC de ir a primera vuelta finalmente está tomando fuerza a nivel local. Una reciente nota de prensa sugiere que hay una serie de mesas regionales que piden ir a primera vuelta (ver aquí). Mi intuición es que a medida que las élites locales se entusiasman con la idea de seguir un camino propio, las élites nacionales van a ir echando hacia atrás, pues saben que las consecuencias podrían ser desastrosas.

Goic, y la mesa, podrían decidir ir a primera vuelta, pero será el peor de los dos caminos posibles. Y ellos lo saben. Lo que comenzó como una presión para mejorar la negociación parlamentaria se está saliendo fuera de control. Algunos sugieren que la DC podría perder hasta 9 de sus 22 diputados (ver aquí). No solo serán impulsores directos de la división definitiva de la coalición, sino que además serán participes pasivos en la victoria de Piñera.

Comentarios cerrados.