Reformas express

Publicado en La Tercera

La Nueva Mayoría fue elegida para hacer una reforma constitucional, una reforma educacional y una reforma tributaria, entre otras cosas. El poder ejecutivo y el poder legislativo son los principales responsables de llevarlas a cabo. Mientras que la candidata de la coalición fue elegida a la presidencia con más de 60% de los votos, los senadores y diputados fueron elegidos al congreso con un quórum histórica y significativamente alto.

Aunque una nueva Constitución quedó fuera del alcance por el momento (por requerir 2/3 de senadores y diputados), Bachelet ha buscado llevar a cabo transformaciones a partes fundamentales de la carta que exigen un menor quórum, como la reforma al sistema electoral (que necesita 3/5). Además, ha puesto el pie en el acelerador para pasar la reforma al sistema educacional (que necesita 4/7) y la reforma al sistema tributario (que necesita mayoría calificada).

A solo 3 meses de la inauguración muchos se han asombrado con la celeridad con que se ha instalado el gobierno y la velocidad con que se ha avanzado en trámites legislativos. Hasta el momento la presidenta ya ha firmado los mensajes de reforma electoral, reforma educacional y reforma tributaria, pasándole la pelota a los legisladores. (Según el gobierno, hasta el momento se han completado 84% de las medidas prometidas en los 100 primeros días).

La celeridad de la presidencia y la velocidad del proceso legislativo ha levantado preguntas sobre las razones de Bachelet para apurar el programa. La versión oficial es que los proyectos se deben enviar porque el periodo presidencial es corto — es la única forma de despacharlos antes del termino del mandato. La explicación informal es que los proyectos se deben enviar antes que comiencen la movilizaciones — es la única forma de prevenir un desgaste político.

La discordia política se ha instalado. El oficialismo ha defendido la eficiencia con que se ha puesto en marcha el programa por el carácter urgente de las reformas. La oposición la ha criticado por su índole unilateral. Mientras que la Nueva Mayoría ha celebrado a Bachelet por su compromiso, la Alianza la ha criticado por su intransigencia. Los primeros piden respetar la democracia representativa, los segundos exigen adoptar una democracia deliberativa.

Ambos tienen algo de razón. Los que fomentan la rapidez en la tramitación de las reformas argumentan que el gobierno no hace más que usar los canales regulares que han estado a disposición de todos los presidentes. Sostienen que como legítimo ganador de la elección está en todo su derecho. Los que critican la rapidez argumentan que ganar una elección no implica prescindir de los canales informales de legislación. Sostienen que el debate sigue siendo crucial.

La pregunta relevante, entonces, es sobre el efecto que tiene apurar el tranco de las reformas. Si Bachelet tiene razón, es necesario comenzar todos los tramites emblemáticos cuanto antes para poder completarlos antes del termino del mandato y así cumplir con la gente. Si la oposición tiene razón, mandar los proyectos de ley emblemáticos sin debate previo tendrá un efecto negativo, dado que los principales perjudicados serán los mismos ciudadanos.

Dado que Bachelet técnicamente no necesita los votos de la Alianza para llevar a cabo la gran mayoría de las promesas en su programa, tampoco se ve obligada a entrar a dar una explicación de su estrategia legislativa. Esto abre un flanco. Si la coalición se fracciona en el futuro cercano — por ejemplo, se divide por temas  como el aborto — la presidenta se verá obligada a recurrir a legisladores de la oposición.

Si sigue Bachelet continúa por el camino unilateral, arriesga alienar a legisladores volátiles de derecha (que votan por proyectos y no por ideologías). Esto solo le permitiría poder pasar los proyectos de ley que requieren quórum más bajos — como la reforma tributaria. Si Bachelet se cambia a una senda de consenso, previene generar anticuerpos. Esto potencialmente le permitiría poder negociar proyectos de ley más fundamentales —- como la nueva Constitución.

Comentarios cerrados.