Sesgo IPSOS: ¿Bachelet gana en primera vuelta?

En Diciembre de 2011 escribí un artículo sobre la metodología sesgada de la encuestadora IPSOS (para ver, pinchar aquí). Tras notar una gruesa tendencia a favorecer a Piñera en sus encuestas de aprobación presidencial, llegue a la siguiente conclusión:

“Mi intuición es que la encuesta esta sesgada hacia Piñera. Creo que su aprobación verdadera es bastante más baja de lo que reporta la encuesta ISPOS.”

Cerca de dos años después, renace la sospecha sobre la parcialidad de la encuestadora. La hipótesis es que IPSOS tiene un sesgo para favorecer a personeros, partidos y candidatos de la Alianza. La hipótesis es que favoreció a Piñera durante su gobierno, y favoreció a Matthei durante su campaña electoral. (Independiente de si existe o no existe el sesgo: en el caso de que sí existe inevitablemente, quedará abierta la pregunta si es intencional o por negligencia).

Si se toman todas las encuestas que presentaron una estadística de intención de voto para cada candidato durante el ciclo electoral de 2013, y se usa la metodología de tresquintos (para ver, pinchar aquí) para realizar el pronóstico electoral, el point estimate es 44,6% para Bachelet y 24,2% para Matthei. El siguiente gráfico muestra la variación en la intención de voto desde Agosto de 2013, y el point estimate en Noviembre de 2013:

Con la sospecha de que la encuestadora IPSOS podría estar sesgada, decidimos separar sus cuatro encuestas (con fechas medianas de trabajo de campo: 29-08-2013; 29-09-2013; 12-10-2013; 28-08-2013), del resto. En promedio, IPSOS se desvía significativamente de la media. La línea roja representa el promedio de IPSOS, la línea a trazos representa el promedio de todas las encuestas, y  la línea a puntos representa el promedio de todas las encuestas menos IPSOS.

No hay duda que IPSOS tiene un sesgo en sus encuestas de intención de voto. Si se usan las encuestas IPSOS en el modelo de pronóstico, varía el point estimate para Bachelet pero no el de Matthei. La diferencia entre usar IPSOS y no usar IPSOS significa bajar a Bachelet del 50%; no tiene un efecto para Matthei. El siguiente cuadro es nuestro pronóstico final para la elección (para ver detalles, pinchar aquí), considerando correcciones a la encuesta IPSOS, dado su sesgo.

Como un ejercicio adicional, decidimos correr el modelo con todas las encuestas, menos la de IPSOS. En ese escenario desaparece la variación en la intención de voto de Bachelet. Es decir, sin IPSOS es posible sostener que Bachelet nunca tuvo la varianza que estimamos en el modelo con todas las encuestas, o en el modelo con correcciones a IPSOS. Más importante aún, el point estimate de Bachelet es 51,1%, con un mínimo de 45,5% y un máximo de 56,3%.

¿Qué significa todo esto? Por un lado, comprueba que existe un sesgo en IPSOS. O bien que todas las encuestas, menos IPSOS, tienen un sesgo. Entre las dos alternativas, parece más razonable la primera. Por otro lado, significa que si el sesgo de IPSOS es más grande que lo que estimamos en el modelo correctivo, habría que eliminar por completo sus encuestas. En ese caso (solo comprobable después de la elección), anticipamos que el último pronóstico es el correcto.

Cabe destacar que nuestro pronóstico final (el que incluye una corrección por el sesgo de IPSOS) tiene un point estimate de 47,3% para Bachelet con una variación que va entre 40,7% y 54,4%. Si es que el sesgo es mayor al esperado, lo probable es que la votación de Bachelet sea mayor a la del point estimate, y se mueva más cerca al point estimate del modelo que excluye todas las encuestas IPSOS. Es decir, su votación tendría una base de 47,3% y un tope de 56,3%.

Comentarios cerrados.