Control de Crisis

Publicado en La Tercera

La mayoría concuerda que la destitución de Beyer tiene que más que ver con políticas electorales que con políticas públicas. En la antesala de su salida tanto la oposición como el oficialismo dejaron entrever que no habría perdón ni olvido. La pasada del libelo por el Senado así lo confirmó. La oposición destituyó a Beyer y la Alianza amenazó con represalias. Las declaraciones posteriores sugirieron que los enfrentamientos continuarían hasta el final del gobierno.

Ni la oposición ni la Alianza tienen los incentivos ni los medios para hacer cambios reales en lo que queda del cuatrienio. La oposición está más preocupada de entablar la tesis del fracaso (que la Alianza no puede resolver los problemas de la Educación) que en proponer soluciones. A su vez, la Alianza apunta a sobrevivir lo que queda del gobierno, sin perder los votos que eventualmente podrían impedir una derrota de Allamand o Golborne en primera vuelta.

El cambio de gabinete confirma la estrategia. El nombramiento de Schmidt como Ministra de Educación parece responder al enfrentamiento político coyuntural, y no a un genuino nombramiento para avanzar en educación. Schmidt parece ser la enviada para controlar la crisis, y no para avanzar en la agenda. En un año de elecciones presidenciales, Piñera apunta a desinflar las manifestaciones más que a impulsar su programa de gobierno.

El gobierno espera que Schmidt pueda diluir la tensión política tras la destitución de Beyer. Pues al optar por una figura conciliadora y con alto respaldo ciudadano, Piñera apunta a cooptar las movilizaciones y suavizar las criticas de la oposición. En el momento de crispación, el gobierno esta intentando desactivar futuros problemas referentes a su gestión. La militancia independiente, el carácter transversal y la apariencia apolítica de Schmidt sin duda que aportan.

En la última encuesta de Adimark (Marzo de 2013) Schmidt alcanzó la mejor medición entre sus pares, con 71% de aprobación. Un índice mucho más favorable de lo que probablemente habría obtenido Lavín o Beyer, y ciertamente de lo que obtuvo Bulnes en el Ministerio de Justicia, antes de asumir en el Ministerio de Educación. Piñera entiende que es una ventaja necesaria para asumir en la cartera más compleja del gabinete.

Con su designación, Piñera también toca un tema que hasta el momento ha ignorado. De los 44 ministros de su gobierno solo 10 han sido mujeres (22%). Una cifra significativamente inferior al de Bachelet, que de 46 ministros 21 fueron mujeres (46%). Una independiente en Educación no solo puede ayudar a Piñera a cambiar la percepción rígida con que se percibe su gobierno, pero a emparejar la cancha en tiempos donde la desigualdad es una critica transversal.

Pero todo lo que pueda aportar Schmidt a la cartera de Educación es esencialmente político. Sin tener experiencia previa en el tema, no es más que una apuesta para desactivar potenciales criticas. Tal como Bulnes llegó para desactivar la crisis tras la salida de Lavín, Schmidt llega para desactivar la crisis tras la salida de Beyer. El problema es que Bulnes finalmente sufrió la misma suerte que su antecesor, algo que bien podría ocurrir con Schmidt.

Schmidt asume cuando solo quedan diez meses de gobierno. En términos reales, solo tendrá problemas para liderar la cartera en los próximos seis meses–los meses en que se desarrollarán las campañas presidenciales. Pues es altamente probable que el principal enfoque de Bachelet sea justamente sobre la educación, contrastando sus propuestas con el avance del gobierno. Cómo revés, el gobierno intentará contrastar el ex gobierno de Bachelet con sus nuevas propuestas.

El nombramiento de Schmidt es la conclusión de lo que ha ocurrido en las últimas semanas. Dado que la oposición politizó el Ministerio de Educación con la destitución de Beyer, Piñera tuvo que responder con una designación política. Si nombrará a otro experto en el cargo, es probable que la oposición intentaría una vez más hacer su punto político. Schmidt es solo un indicador del fracaso de la clase política para solucionar temas que realmente importan.

Comentarios cerrados.