Un cambio de gabinete importante pero tarde

Publicado en La Tercera

Hay tres tipos de cambios de gabinete. El primero es cuando entran tres o más ministros. El segundo es cuando salen tres o más ministros. El tercero es cuando se reemplaza el Ministro del Interior. Mientras que el primero y el segundo suelen coincidir, no es siempre el caso, pues pueden haber ministros que entran, pero que vienen de otra cartera. El tercer tipo es el más importante; se suele sostener que también existe cuando se cambia el Ministro Secretario General de la Presidencia o el Ministro Secretario General de Gobierno. Otros cambios son solo ajustes ministeriales. Hasta el Lunes 5 de Noviembre, Piñera solo había hecho dos cambios de gabinete, del primer y segundo tipo.

El primero fue en Enero de 2011, cuando entraron 4 ministros (Allamand, Errázuriz, Golborne y Matthei). Mientras que Golborne se convirtió en bi-ministro (ahora de Energía, además de Minería), Errázuriz llegó para reemplazar a Morandé en Transporte. Allamand y Matthei llegaron desde el Senado. El segundo fue en Julio de 2011, cuando entraron 8 ministros (Álvarez, Bulnes, Chadwick, Golborne, Lavín, Longueira, Ribera y de Solminihac). Aquí Golborne enrocó Minería con Obras Públicas de Solminihac–Álvarez se quedo con Energía. A su vez, Ribera reemplazó a Bulnes en Justicia, quién a su vez reemplazó a Lavín en Educación. Chadwick y Longueira llegaron desde el Senado.

Además hubo dos ajustes. El primero fue en Diciembre de 2011, cuando entraron 2 ministros (Mayol y Beyer, quienes reemplazaron a Galilea en Agricultura y Bulnes en Educación, respectivamente). El segundo fue en Abril de 2012, cuando entró solo 1 ministro (Bunster, quien reemplazó a Álvarez en Energía).

En comparación con los cambios de gabinetes previos, el del 5 de Noviembre será el más importante. Principalmente porque se reemplaza al Ministro del Interior. Chadwick reemplaza a Hinzpeter. Al cambiar al ministro más importante del gabinete necesariamente habrá un cambio en el ordenamiento político del gobierno. Una critica recurrente a Hinzpeter fue que nunca pudo alinear a los ministros en términos políticos. Probablemente por el alto número de independientes (21 de 38 ministros). Es probable que Chadwick pueda enmendar este problema, tal como lo hizo en parte cuando reemplazó a von Baer en vocería.

También es un cambio de gabinete importante por su efecto sobre lo que queda de gobierno. La salida de Allamand y Golborne tendrán un efecto directo será sobre la popularidad del gobierno. Ambos eran dos de los ministros con mejor evaluación. Es difícil prever que el gobierno pueda alzar su nivel de apoyo sin la ayuda explicita de los presidenciables. Con sus debilidades y fortalezas tanto Allamand como Golborne eran parte elemental de la publicidad positiva de La Moneda. Por otro lado, un efecto indirecto será sobre la popularidad del presidente. En una especie de síndrome de pato cojo, Piñera quedará con aun menos poder que antes para pasar proyectos por el Congreso.

El tercer cambio de gabinete llega tarde. La incapacidad de Hinzpeter de coordinar al resto de los ministros en un plano político limitó al gobierno substancialmente. Tal como se cambió a Bulnes cuando no pudo resolver los problemas de Educación, Piñera debió haber reemplazado a Hinzpeter cuando no pudo ordenar el gobierno. La salida de Allamand y Golborne también son tardíos. Algo comprobable solo tras el desastre de las elecciones municipales de Octubre. Al tener a presidenciables en terreno–tal como Lagos tuvo a Alvear y a Bachelet recorriendo el país en 2004–la coalición de gobierno podrían haber evitado derrotas innecesarias en comunas emblemáticas.

 

Deja un comentario