Objetivos y Estrategias de los Precandidatos Presidenciales

Publicado en La Tercera

El Lunes 9 de Julio se llevó a cabo el primer debate entre precandidatos a la presidencia. Participó el senador José Antonio Gómez (PRSD), el ex-diputado Tomás Jocelyn-Holt (apoyado por Chile Primero), el alcalde Claudio Orrego (DC), el economista y presentador de televisión Franco Parisi (independiente), la senadora Ximena Rincón (DC) y el ex-ministro de Hacienda Andrés Velasco (independiente). Solo faltó Marco Enríquez-Ominami (PRO)—quien declinó la invitación—, y los candidatos de la Alianza, Andrés Allamand (RN), Pablo Longueira (UDI) y Laurence Golborne (apoyado por la UDI)—quienes no han oficialmente inaugurado sus candidaturas—, para completar la nómina.

¿Quién ganó? ¿Quién perdió? ¿Por qué? Parece complejo rankear el desempeño de cada uno de los precandidatos en el debate. Hay varios métodos para hacerlo, y el que se elija probablemente determine de forma significativa el orden de los expositores en el ranking. Aún así, es posible. Lo importante—una vez elegido el método—es ser consistente, aplicarlo a todos por igual. Y en este caso, me parece que lo adecuado es evaluarlos en base a sus objetivos y estrategias. Por ejemplo, si el objetivo de un candidato en el debate es instalar un tema en la agenda, y por medio de su estrategia lo logra hacer, podemos considerar que tuvo un buen desempeño.

Algunos precandidatos pueden tener objetivos más ambiciosos que otros. En algunos casos pueden ser estrategias controversiales, incluso pueden parecer contraproducentes, pero al fin y al cabo responden a una lógica. Dado que solo los candidatos conocen con exactitud sus respectivos objetivos y estrategias, los que observamos solo nos resta especular sobre sus motivaciones. Aunque por definición especular dista de la realidad, observar el comportamiento de los candidatos explica bastante. Mientras tendencias en los temas que exponen revelan sus objetivos, los patrones en los argumentos que usan para sostener esos temas revelan sus estrategias.

Por ejemplo, el objetivo de Orrego es relativamente sencillo. Consolidarse como la figura de recambio de la Concertación. Con sus 46 años, es heraldo de la generación que viene a jubilar a los políticos concertacionistas pre-Piñera. Para lograr su objetivo debe mostrar que los desafíos que existen hoy son substancialmente diferentes a los que existían durante los gobiernos de la Concertación, y frente a aquello es imperativo que gente diferente venga a ofrecer soluciones. Su estrategia es mostrar que dentro de las potenciales alternativas, es él quién concita mayor consenso entre las elites, y a la vez es él quien está más preparado para asumir la tarea.

Rincón plantea una campaña similar. Al igual que Orrego, su objetivo es mostrar que puede representar el recambio que tanto anhela la Concertación. Pero para lograrlo debe tratar de diferenciarse de Orrego, quien no solo es el candidato más parecido a ella (principalmente porque milita en el mismo partido), pero también porque es el más popular entre las élites. Su estrategia es enfatizar su experiencia como Intendente y Senadora para levantar argumentos contra candidatos que no han tenido la experiencia política que ella ha tenido. Además, debe mostrar y usar su amplia red de contactos y lealtades para empezar a mover la piezas tras su posición.

Gómez, por el contrario, representa el lado más institucional de la Concertación. La parte más resistente al cambio, esa que tanto Orrego como Rincón buscan reemplazar. Encarna, junto a otros líderes de la Concertación, la garantía de un sistema político estable. Sin embargo, por la aparente incompatibilidad de su generación para responder las demandas ciudadanas, es difícil verlo ganar una potencial primaria. Más que compitiendo por la nominación, parece estar buscando mantener a su partido con vigencia. Si es el caso, su estrategia debe ser utilizar los debates para propagar ideas. Así, el candidato ganador estará obligado a internalizar la demanda ideológica del PRSD.

Jocelyn-Holt es el más nuevo de los precandidatos. Por ende, su objetivo es claro: entrar con bombos y platillos al circuito. En la etapa inicial de una campaña lo más importante es la publicidad. Para lograr su objetivo debe buscar instalar algunas selectas cuñas para que circulen en los medios. En esto se parece a Parisi, quien también lucha por un lugar en las encuestas de opinión pública. Pero, a diferencia de Jocelyn-Holt, Parisi viene de fuera del sistema. Por eso, su objetivo es más bien criticar solo a candidatos que vienen de dentro el sistema. Pero a la vez debe construir un discurso que de garantías de que en un eventual gobierno suyo pueda entregar gobernabilidad.

Finalmente, Velasco es quien tiene el objetivo más complejo. Como independiente debe criticar las fallas del sistema. Pero como ex ministro de Estado debe hacerse cargo de haber participado en lo que ahora critica. Si es exitoso en manejar ambos, puede ser aumentar exponencialmente en las encuestas. Sin embargo, corre un importante riesgo al identificarse tanto como pro-sistema como anti-sistema. Dado lo anterior, debe optar entre representar el sistema o luchar contra él. Su estrategia, entonces, varía según el camino que eliga. Si opta por ser pro-sistema debe elegir sus batallas para no ofender irreversiblemente a los que imponen las reglas de las primarias. En cambio, si es opta por ser anti-sistema, contra sentido disparar a rajatabla.

Tomando en cuenta lo anterior, me parece que el ranking de mejor a peor, en cuanto a lograr sus objetivos, es el siguiente: 1. Velasco, 2. Parisi, 3. Orrego, 4. Jocelyn-Holt, 5. Gómez y 6. Rincón. Los que figuran arriba en el ranking tuvieron una mejor estrategia para lograr su objetivo. Velasco eligió ser pro-sistema, pero con una connotación de criticas constructivas. Entre todos fue quien más destacó e hizo la diferencia entre él y otros independientes. Parisi logró hilar un discurso donde su critica a militantes parece una verdad absoluto. Esto solo puede consolidar su candidatura. Por su parte, Orrego logró instalar algunos temas claves, pero no fue constante a través del debate.

Los que figuran en la parte baja del ranking lograron con menor éxito su objetivo. Jocelyn-Holt logró instalar un par de criticas claves a Velasco, pero también levanta dudas sobre su capacidad de sostener más criticas en el tiempo, dado su cercanía con el sistema. A su vez, Gómez no pudo representar bien al PRSD, mimetizándose con la posición fáctica de la Concertación. Dado que fue precandidato en 2009, polémico por cierto, tampoco podemos esperar que sea uno de los más mediáticos, lo que sin duda reduce sus prospectivas. Finalmente Rincón no logró sorprender. Más que crear una alternativa a Orrego, parece estar estancándose como un palo blanco de la DC.

Una respuesta a “Objetivos y Estrategias de los Precandidatos Presidenciales

  1. Pingback: Senador José Antonio Gomez » Informe de apariciones en prensa semana del sábado 7 al viernes 13 de julio

Deja un comentario