El Sistema Binominal: Emparejando la Cancha

Aquí una breve reflexión de el efecto del sistema binominal sobre la competencia electoral, entre 1989 y 2009. Los datos apuntan a que la Concertación ha perdido poder, a costa de la Alianza. Una conclusión preliminar es que el sistema binominal ha emparejado la cancha. Las dos coaliciones más grandes tienen la misma probabilidad de obtener la mitad de los votos y la mitad de los escaños.

El cuadro de abajo, “Resultados Electorales en Chile, 1989-2009”, muestra que:

  1. El sistema binominal es desproporcional. El porcentaje de votos no es proporcional al porcentaje de escaños. En general esto ha favorecido a las dos coaliciones más grandes. Tanto la Alianza como la Concertación se han visto sobre-representados. Los perdedores, en tanto, han sido los partidos de las coaliciones más pequeñas, como los del Juntos Podemos Más. Dentro de las coaliciones favorecidas, han sido los partidos más grandes los que han sido beneficiados, la UDI y el PDC respectivamente.
  2. La Concertación ha perdido poder. La Alianza ha aumentado su porcentaje de votos, tanto como su porcentaje de escaños. La Concertación ha disminuido su porcentaje de votos, tanto como su porcentaje de escaños. La euforia política, de votar por la opción pro-democrática a finales de los ochentas, ha decaído. La Concertación ya no es la coalición favorita en Chile. Si bien en 1989 la Concertación superaba a la Alianza por casi 20% de los votos, desde 2009 se encuentran empatadas. Incluso, la Alianza obtiene una mayor cantidad de escaños.
  3. La tendencia debería mantenerse. Si se mantiene el binominal, con su desproporcionalidad, los actuales patrones electorales tenderán hacia un empate. En todas las elecciones desde 1989 ambas coaliciones han llevado la misma cantidad de candidatos (120) y no ha habido un cambio en el patrón. Todos los años la Alianza gana terreno a costa de la Concertación. Mi intuición es que no va ver una reversión (la Alianza algún día llegará a la posición de la Concertación en 1989). Más bien, se solidificará el empate, reduciendo aún más la competencia.

El cuadro de abajo, “Competencia Intra-Coalicional en Chile, 1989-2009”, muestra que:

  1. El poder electoral de la Concertación ha disminuido a través de los años. La cantidad de doblajes de la Concertación (las veces que la lista de la Concertación obtiene al menos el doble de los votos que la lista de la Alianza) pasó de 11 en 1989 a 0 en 2009. Incluso, es la Alianza quien logra el único doblaje en la Cámara de Diputados (el distrito 23).
  2. Los candidatos favoritos ya no son tan favoritos. El promedio de votos que obtiene el ganador y el perdedor de la lista de la Concertación ha disminuido, mientras que el promedio de votos que obtiene el ganador y el perdedor de la lista de la Alianza se ha mantenido o aumentado levemente. Esto significa que es improbable que la Concertación obtenga un doblaje en elecciones futuras, dado que rara vez hay un candidato que pueda arrastrar a su compañero de lista. Sobre todo si se considera que es mucho más común ver a descolgados de la Concertación compitiendo contra su ex-coalición que descolgados de la Alianza compitiendo contra su ex-coalición.

 

3 Respuestas a “El Sistema Binominal: Emparejando la Cancha

  1. Pingback: El sistema binominal, en gráficos » de la República

  2. El Binominal ha servido como marco canalizador para que la Alianza haya ido de coalici’on minoritaria a un virtual empate, en dos lustros, la Concertacion ha ido en el sentido inverso. Hoy ambas obtienen 43-44% de la votacion, hemos entrado al SISTEMA BIPOLAR. Si estos bloques se mantiene en el tiempo, los resultado de “sobrerepresentacion” se van a mantener con o sin Binominal. Debemos recordar que la DC con el 42% de los votos tuvo mayoria en la Camara en 1965, con sistema Proporcional y todo. Por lo demas no hay diferencia significativa entre los resultados (votos y cargos) de diputados (binominal) y consejales (proporcional) durante todo el periodo 1989-2009 sometido al Test de Significancia. Dicho de otra manera: el sistema chileno de partidos que hoy es BIPOLAR surge con el Binominal, pero no va a cambiar necesariamente al cambiar el sistema electoral. Los enemigos (temporales) del sistema Binominal son simplemente los insatisfechos con el estado del equilibrio de poder imperante, la oposicion porque desea recuperarlo cambiando la cancha y reglas, los liberales de RN porque creen que la hegemonia UDI se impone facilmente con el Binominal. En mi parecer el sistema presidencial de segunda vuelta es mas importante, entre varios factores, que el Binominal en la instauracion de un SISTEMA BIPOLAR de partidos en Chile.

    Emilio Meneses, D.Phil.

  3. el voto voluntario será la evidencia de no representatividad, gracias al binominal, para que votar nulo, si puedo quedarme en casa. la democracia está en proceso de manifestarce en su mas pura esencia

Deja un comentario