La Ley de Godwin (HidroAysén y La Florida)

Los últimos sucesos en Chile me recuerdan a un prominente enunciado de interacción social. La ley de Godwin, o regla de analogías nazis, fue propuesta por Michael Godwin en 1990. Dispone que:

A medida que una discusión se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a Hitler o a los nazis, tiende a uno.

La función memética del enunciado es advertir sobre la implicancia de desviar un tema tanto hasta comparar con Hitler o los nazis.

Si bien en Chile Hitler y los nazis son figuras exógenas al debate cotidiano, sí existen personajes históricos asociados a extremos políticos que lo pueden reemplazar. Allende y Pinochet son emblemas de la Concertación y la Alianza. Durante los 90s fueron invocados por cada parte con resquemor para subrayar las características negativas del otro. Hoy, veo posible que aparezcan una vez más como herramientas retoricas para menospreciar al oponente.

Las recientes batallas en la arena pública entre las dos grandes coaliciones son un símbolo de una nueva pauperización política. Durante la última parte del gobierno de Bachelet había dominado una política de acuerdos, que aceleraba la construcción vial hacia la consolidación definitiva de la democracia. El éxito electoral de Marco Enríquez-Ominami fue evidencia de esto, mostrando que el clivaje del sí y el no se estaba lentamente desvaneciendo.

Hoy, esa esperanza se derrumba. El conflicto de la Florida (donde los concejales de cada bando se encuentran en un deathmatch para elegir al sucesor) y la disputa por HidroAysén (donde es más importante la posición política de cada coalición que el proyecto en sí) recuerdan lo lento que puede avanzar un país cuando los que son electos democráticamente para gobernar no pueden estar a la altura de las circunstancias.

A diferencia de la ley de Godwin, donde el que nombra primero a Hitler o a los nazis pierde la discusión, nombrar a Allende o a Pinochet en Chile pone en peligro la democracia. Para avanzar hacia la consolidación democrática es imperativo que se dejen atrás los viejos resquemores y que la clase política se encargue de una buena vez del bienestar popular. Hasta el momento la política de trincheras va con destino directo a inestabilidad política, donde la razón y la justicia radica en la ideología de cada cual. Es necesario encontrar un cauce de acuerdos democráticos, donde premie el bien común por sobre la cuota de poder.

Una respuesta a “La Ley de Godwin (HidroAysén y La Florida)

  1. Pingback: Causas y Consecuencias del 36% | tresquintos

Deja un comentario