El Populismo de Piñera

Andrés Velasco y Francisco Díaz escriben una columna donde hacen un punto interesante sobre el populismo.

El antiguo populismo ha sido sustituido por el populismo guidao por encuestas. Hoy en día, ningún político puede permitirse el lujo de ignorar las encuestas de opinión pública. Pero una cosa es mirar los datos de encuestas y otra cosa es gobernar con el peoplemeter. Los progresistas usan el capital político para invertirlo en sacar proyectos difíciles; populistas acumulan capital político para invertirlo en asegurar la continuidad de su bando.

Bajo estos estándares, Piñera es populista. Los peaks y valles de su gobierno han estado marcados por temas coyunturales. (En una columna pasada discutí lo importante que fue la venta de LAN y CHV, el tema de los mineros, la ANFP, el gas en Magallanes, y el caso Jacqueline Van Rysselberghe para la dirección del gobierno).

Cuando Piñera estuvo en su peak (tras rescate de los mineros), no usó la oportunidad para instalar un proyecto de cambio estructural. Al estar en el valle de su gobierno, Piñera no tiene el peso político para hacer un cambio estructural.

El gobierno de Piñera ha pasado más de la mitad de los meses bajo el 50% de aprobación, en promedio.

Lejos de estar pronto a dar el golpe al sistema que se prometió durante la campaña, el gobierno ha estado luchando no caer bajo los 40 puntos. Y por más que se ha tratado, las constantes zancaídas al gobierno por parte de su propio Presidente, parecen entrever lo próximo que esta el gobierno de caer a los 30s.

Contrario a lo que se piensa, los populistas no necesariamente son exitosos. Piñera ha tratado de gobernar según encuestas, pero el “issue” de “managment” en el gobierno no han permitido lograr resultados positivos.

Han sido pocos los casos en Latino América donde un Presidente populista ha tenido éxito. Solo Fujimori y Menem lograron resultar reelectos–pero todos sabemos como acabaron sus carreras.

Una respuesta a “El Populismo de Piñera

  1. El populismo es mucho más que encuestas, sin duda, no sólo los que reciben este apelativo lo usan, me refiero a cualquier político. En su descripción falta contenido, la definición de populismo no es tan fácil llegar y decir quien o quienes es populista. Y por lo tanto se repite el error , de periodistas y medios de comunicación de interpelar y repetir palabras que ni siquiera se conocen con profundidad y exactitud. Por favor, vean la redacción y el contenido……

Deja un comentario